-- Publicidad --

Annabelle: Creation

Con la gran cantidad de estrenos que hay hoy en día, lo más normal es hacer selección porque no se puede ver TODO ya que al final se pasaría uno frente a la pantalla las 24 horas, y tampoco es plan. Pese a todo el hacer selección requiere suponer por anticipado que tal estará tal o cual producto y juzgar en consecuencia, lo cual siempre da pie a un posible error (que te pierdas algo que merece la pena, o en su defecto que te ahorres algún bodrio) Parte de ambas cosas las he tenido yo con todo el universo cinematográfico de la franquicia The Conjuring, más conocida por aqui como Expediente Warren.

En su momento la primera entrega de Expediente Warren no la fuí a ver al cine, pero como hubo gente que incluso de manera personal me dijeron que valía mucho la pena, lo tuve presente cuando la recuperé en su primer pase televisivo. Y fue en ese momento cuando me dí cuenta que lo que pensaba que sería una película más de sustos (que cada vez asustan menos) era un título tan destacable como me habían dicho, lo que me llevó a si ver su secuela en el momento del estreno y sin duda alguna disfrutarla.

Debido al éxito de la primera entrega se hizo un spin-off de la misma centrada en la muñeca Annabelle la cual ya no fue tan bien recibida por la crítica. En mi caso, al no haber visto aún en aquel momento la cinta “madre” no me decanté por este derivado, aunque de nuevo cuando fue su primer pase televisivo pude recuperarla. En este caso Annabelle si tengo que admitir que no me disgustó, aunque soy el primero en admitir que el resultado final no era tan redondo como en Expediente Warren, por lo que siendo magnánimos digamos que se me hizo “pasable”, pero tampoco tan nefasta como la catalogaban algunos. El éxito de aquel spin-off propició la presente secuela, que actua más bien como precuela, y que si he visto en un pase previo a su estreno, aunque la franquicia Expediente Warren (de la que esta sería su cuarta película) aún tiene que dar mucho más de si, porque además de una tercera entrega de la película original hay en proyecto dos spin-offs más derivados de los “seres” vistos en la secuela, a lo que añadir la evidente tercera entrega que tendrá Annabelle, ya que con apenas 15 millones de dólares de presupuesto, en el momento en que escribo estas líneas ya está a punto de alcanzar los 300 millones de dólares de recaudación a nivel mundial.

¿Y qué tal está esta precuela que es secuela del spin-off inicial? Bueno, para ser sinceros tengo que admitir que el resultado final es más correcto que la película previa y puede tomarse como la más próxima al espíritu del título que inició toda esta franquicia, pero pese a los esfuerzos de su director, su trabajo no consigue llegar al acierto que alcanzó James Wan en los dos primeros Expediente Warren, si bien cabe señalar que lo que a priori pensaba que sería una entrega innecesaria logra hilvanar más o menos bien los hechos, en especial en su último tramo, dando coherencia (al menos hasta el momento) a lo que llevamos de este universo cinematográfico. Porque la citada coherencia es algo a cuestionar en películas así, donde los personajes hacen todo lo que el espectador ve que no tendrían que hacer, si bien esa carencia igual nos dejaría sin historia que narrar (hoy en día el cine de “supuesto” terror basa muchas de sus expectativas en plantear momentos que pueden ser previsibles para el espectador más avezado: vamos, lo típico de que aqui tiene que pasar algo… y pasa)

En el reparto de este film los nombres más conocidos serían los de Anthony LaPaglia y Miranda Otto, pero los dos están muy desaprovechados, porque resultan meros secundarios de lo que nos quieren contar, que se podría resumir en el drama inicial que sufre el matrimonio al que encarnan, pero como luego pese a ciertos hechos (que serán revelados poco a poco), no se les ocurre nada más brillante que hacer de su triste hogar una especie de orfanato femenino, en el que enseguida se te hace evidente que todas las indefensas huerfanitas (y la monja que las acompaña) las van a pasar canutas, y sobretodo la niña invalida (por aquello de que su debilidad la hace una víctima más propicia) Ahi si que tengo que admitir que las dos actrices más jóvenes de ese grupo (Lulu Wilson y Talitha Bateman) cumplen con bastante acierto, ya que todo el resto de jovencitas son meros personajes de relleno, pero en su sencillez está su mayor acierto, por lo que tomada como lo que es, esta precuela puede ser más o menos aceptable si las expectativas del espectador son las justas.

En resumidas cuentas Annabelle Creation resulta tan solo un escalón más a la hora de aprovechar el éxito de la franquicia de donde surge (a la que al menos si se le puede agradecer el ir mejor encaminada que ese Dark Universe de la Universal que empezó de forma tan poco adecuada con La Momia) El problema radica en que el resultado final mejora el de la cinta previa, pero aún así no consigue llegar al nivel de los dos, de momento, Expediente Warren, por lo que habrá que ver que dan de si las sucesivas entregas, ya que se corre el peligro de caer en una reiteración (ya más o menos evidente aqui) que haga perder méritos a esta saga (no en vano muchos ya saben como las progresivas secuelas de muchos éxitos del cine de terror han ido derivando paulatinamente en productos alimenticios que no aportaban nada, y en las que esos elementos de supuesto miedo se iban haciendo cada vez más previsibles, cuando no directamente risibles)  

============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 12 de octubre de 2017
  • LO MEJOR: Mejora de forma evidente a la anterior.
  • LO PEOR: No llega al nivel de los films de los que deriva.
:: Descargar este vídeo de YouTube gratis ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *