Aquaman

Con Aquaman en DC me pasa algo parecido como con Thor en Marvel: son dos personajes que a priori me llaman poco la atención por lo que se puede decir que los conozco lo justo y básico (y para de contar) En el caso del mencionado heroe de Marvel, por más que pueda levantar discrepancias (lo cual entiendo) las tres películas que ha tenido hasta la fecha me han hecho verlo desde otra perspectiva, si bien me sigue costando mucho de entrar en algunas etapas suyas que según muchos se pueden calificar de clásicos. En el caso del superhéroe acuático de DC lo que más tenía en mente antes de ver la película fue la parodia que tuvo en la serie The big bang theory, donde se quejaba Raj (uno de los protagonistas) de lo ridículo que es. A eso hay que añadirle el poco éxito que ha tenido hasta ahora DC en su intento de levantar un universo de películas como Marvel (con la única excepción de Wonder Woman, que si convenció más tanto a público como a crítica) pero en mi caso tenía esperanzas de que el resultado final fuera convincente a tenor de la buena imagen que me dió su presencia en la irregular Liga de la Justicia, lejos de su imagen más clásica (esa más ridícula según la referencia previa a The big bang theory)

Pues bien, el resultado final del presente film me convence al estilo de como lo hicieron las tres cintas de Thor (unas más que otras, pero en general) y sería la comparación más adecuada que le hago porque igual que se necesitó de efectos visuales para crear Asgard (y que estuviera bien), algo similar ocurre aqui con Atlantis y sus mundos submarinos.

Pero no todo sería positivo: aunque su espectacularidad hace que entre por los ojos muy bien (eso si, con el peligro de que se les empache a los que se quejan del abuso de los efectos visuales, algo evidente en el presente caso), si nos paramos un poco a analizar vemos evidentes decisiones erróneas a la hora de desarrollar la historia, que aunque en su cómputo ofrecen un resultado entretenido, podian haber mejorado el resultado final. Pondré un ejemplo bien evidente en el caso de Black Manta, villano que tiene aqui su origen y su respectiva espectacular batalla con nuestro héroe (y que incluso tiene para él la única escena entre los créditos, porque al final no hay ninguna), pero que me dejó con la misma sensación que Veneno en Spider-Man 3: puede ser muy chula su inclusión pero parece estar metido en la película de manera forzosa a tenor de la poca repercusión que tiene si valoramos todo el conjunto (y es que el verdadero villano de la función sería el que interpreta el actor Patrick Wilson, habitual en la filmografía de James Wan, el director del presente título)

Su extensa duración de 140 minutos se puede hacer un poco pesada para algunos espectadores, si bien es justo alabar el hecho de que mantiene un buen ritmo, lo que hace que cuando se aproxime el límite de tolerancia del espectador, el film nos ofrezca algún detalle que vuelve a llamarnos la atención. Aún así su esquema argumental seguiría el típico periplo del héroe que tiene que recuperar su destino, por lo que aunque funcione mientras la estas viendo (insisto en que no se hace aburrida), se note la antes mencionada dilatación temporal teniendo en cuenta lo escueto de su historia. Eso además se salpica en algunos momentos de ciertos toques de humor de cara a que actuen de «alivio cómico» ante la incesante acción, lo que en muchos casos provoca un efecto negativo al dar la sensación de ser bastante forzados. Pero evidentemente hay también cosas buenas, como el acierto de tener de protagonista a Jason Momoa, en un papel que hace unas décadas bien podía haber caido en manos de Schwarzenegger, que se ve complementado por una Amber Heard en el papel de Mera con la que tiene una adecuada química.

Más que una película de superhéroes en muchos momentos sería casi una fantasía épica, que puede recordar a las películas que Peter Jackson ha hecho adaptando a Tolkien, destacando también por méritos propios la magnífica banda sonora de Rupert Gregson-Williams, muy acertada para el tipo de producto que es Aquaman. En el reparto, además de los actores mencionados también nos encontramos en roles más secundarios a intérpretes tales como Nicole Kidman (como madre del protagonista), Willem Dafoe (que bien podría considerarse el mentor en la sombra de este superhéroe) o incluso a todo un veterano en el cine de acción como es Dolph Lundgren, todos ellos cumpliendo de manera bastante correcta ante los muy esquemáticos pero funcionales personajes a los que tienen que hacer frente (llama la atención ese rejuvenecimiento digital que tiene en algunos momentos el personaje de Dafoe, por flashbacks que nos ilustran como «adiestró» al protagonista) Al final esta película resulta un buen entretenimiento siempre que el espectador no se la cuestione mucho, ya que entonces se desmoronaría por pura lógica: hay que dejarse llevar, sin pararse a pensar lo coherente de lo que nos estan explicando.

============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 21 de diciembre de 2018
  • Galería de posters por este enlace.
  • LO MEJOR: Aceptarlo como el simple entretenimiento que es, con algunos detalles que funcionan mejor que otros pero cuyo resultado global resulta convincente.
  • LO PEOR: Cuestionar lo que nos plantea (que en algunos momentos roza lo ridículo), pese a algunos defectos que se hacen más evidentes (como ese Black Manta que está de más)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.