-- Publicidad --

Dexter analizado por PCP

Quien se resiste a ver Dexter despúes de este pedazo de articulo de Paranoia con patatas

Un nuevo análisis “de la A a la Z”. Este artículo ha sido transcrito por un chino vestido con traje de botones que tenemos atado a uno de los ordenadores. Nosotros podríamos tardar días en hacer un post tan largo…

Asesino: Desde un punto de vista meramente penal, se puede considerar que Dexter Morgan es un asesino. Un hombre sin escrúpulos, que obra con mimo y acaba con sus víctimas con el mayor de los sufrimientos, y sin que nada puedan hacer por evitarlo. Sí, la verdad es que el protagonista es un psicópata de la hostia.

Bisturí: el arma preferida de este carnicero profesional. Perfecta para realizar las precisas incisiones necesarias para extraer muestras de sangre de sus víctimas.

Esto no es un bisturí… pero también sirve

Cubrirlo todo: como asesino inteligente y meticuloso que es, el protagonista ha aprendido a que sus crímenes no dejen huella. Cubrir toda la escena del crimen con plásticos resulta ser casi siempre la mejor opción.

Dexter: el prota, el jefe, el tipo que da nombre a una serie que ya arrasa en yankilandia, uno de esos tíos molamucho que nos encantaría que nos leyese. Dese aquí un saludo, Dex.

We all are Dexter

Enfermera: La primera víctima de nuestro amigo. Una enfermera anestesista que gozaba acabando con sus pacientes a base de morfina adulterada. Dexter acabó con ella cuando todavía era un crío.

Forense: ¿qué mejor trabajo para un psicópata obsesionado con la sangre que el de forense?

Gusto: lo que diferencia a Dexter de los demás asesinos en serie a los que venimos estando acostumbrados es su gusto a la hora de matar. Sólo malas personas, sólo pederastas, asesinos, psicópatas, sádicos… sólo aquellos cuya muerte haría del mundo un lugar mejor.

Hermana: Debra Morgan es su hermanastra, y uno de los vínculos de Dexter con la realidad. Tiene más cojones que casi todo el departamento de policía de Miami, y mola un cojón.

Te voy a dejar los dientes bailando el catachof

Influencia paterna: fue su padre quien le sacó adelante. Cuando aún era un niñomierda, su padre veló por eél para que no se convirtiese en un peligro público, para que controlase sus instintos.

Jeringuilla: el modus operandi de Dexter se caracteriza por comenzar siempre con una inyección, habitualmente en el cuello de su víctima.

KERÍA SABER ALGO DE DESTER: típica pregunta de un “HOYGAN” en un foro sobre Dexter.

Leyes de Harry: son el estricto código de honor que le inculcó su padre, y que debe seguir para controlar sus impulsos y saber canalizarlos contra objetivos que realmente lo merezcan

Marranadas: no las entiende. No sabe lo que son. Le fascina que las personas puedan darles importancia, a él, personalmente, ni le van ni le vienen… como mucho puede llegar a considerarlas “interesantes”, pero vamos, que el folleque no le entusiasma.

Necesidad de matar: este es el gran problema de Dexter, necesita matar cada cierto tiempo. Sin embargo, el hecho de que se trate de un auténtico sociópata del quince puede llegar a tornar este trastorno en una virtud.

Opening: si has sido estafado, no desesperes… lo que os vamos a cascar es la intro de la serie, probablemente la intro más violenta de la televisión actual.

Pulcritud: ay… la pulcritud… la hermana lesbiana del orden. Ninguno de los miembros del staff (ni mucho menos de los miembros de los miembros) ni de los lectores de esto lo son, así que os vamos a mandar directos a la RAE, mierda, esto no sirve… ¡eso!

Quinqui: es Miami, está plagado de ellos.

Rita: Rita es la novia de Dexter. Madre soltera, su ex marido la maltrató y violó en suficientes ocasiones como para que aborrezca el sexo… justo la mujer que nuestro protagonista necesita. Además, es la novia que todo frki querría, ya que cuando comienza a recuperarse, no tiene reparos en disfrazarse de Lara Croft y comerle el choripondio al prota. ¡Tres hurras por Rita!

¡This is Halloween!

Sangre: tal y como dentro de vuestro subgrupo de freaks hay variedad de tendencias, podemos decir que dentro del de los forenses pasa lo mismo, y Dexter es un forense especializado en la sangre. La sangre es su vida.

Tétrico: la verdad es que un tipo que sólo piensa en matar, por muy majo que pretenda ser, siempre acaba resultando bastante tétrico.

Ufano: aunque le cueste, Dexter es capaz de mostrarse relativamente feliz, tal y como le enseñó su padre… los matones son recordados, y los tristes llaman la atención, así que sabe disfrazarse de lo que no es.

Vigilante: Dexter es, ante todo, un vigilante. Un hombre que opera al margen de la ley para acabar con aquellas personas a las que por unas cuestiones u otras, no se puede tocar.

W. Bush: Dexter tiene una curiosa reflexión el día de Halloween mientras se cruza con un niño con una careta de Bush, y es que “hoy todos se quieren disfrazar de monstruos”.

XXX: esto es lo que pasa cuando te descargas un capítulo, y resulta que no es un capítulo, ¡sino que es algo mucho mejor!

Yacentes: y atados con plástico adhesivo a una mesa es como se despiertan las víctimas de Dexter… el resto es inevitable.

Zancadillas: son las que debe soportar su hermanastra mientras trabaja, primero en antivicio y después en homicidios, casi todas se las pone su jefa, la tentiente María Laguerta.

Hala, chino, venga, majete, a casita, venga. Joder, como trabajan los condenaos eh, si es que son muy monos los jodíos, y el trabajo es como una especie de religión…

:: Descargar este vídeo de YouTube gratis ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *