El hijo (Brightburn)

Vivimos una gran época dorada en cuanto a adaptaciones de comics de superhéroes, ya que más allá de la variable calidad de cada una de ellas, sin duda alguna hay tantas opciones para escoger (tanto en la gran como en la pequeña pantalla) que uno se siente desbordado. Pero al igual que ocurre en las viñetas, dentro de este género la «voz cantante» parecen llevarla Marvel y DC (si bien de una forma más acertada la primera que la segunda, al menos hasta el momento) lo que deja con la sensación de que la mayoría de ellas están cortadas por un mismo «patrón», variando tan solo meros detalles según las características de cada superhéroe (o grupo de ellos) Por eso se agradecen películas como El hijo (cuyo título original es Brightburn), que nos acerca al popular género de justicieros enmascarados desde una óptica más terrorífica, tomando como base al que podriamos denominar como el superhéroe más básico y primordial de todos: Superman.

Por todos es conocido el origen del citado kryptoniano: con un planeta al borde de la extinción fue enviado en un cohete hacia la Tierra, donde la familia Kent (que le puso de nombre Clark) le inculcó todos esos buenos valores de los que empezó a hacer gala cuando comenzó a actuar como su alter-ego Superman. En esa «realidad» todo fue bastante bien, pero imaginemos por un instante que las cosas se hubiesen torcido y que en vez de crearse al superhéroe primordial lo que saliese de ahi fuera un villano con todas las de la ley. Pues bien, ESO es lo que es esta El hijo (Brightburn): la versión tenebrosa de un hipotético Superman.

La historia básica está planteada de una manera harto conocida por los lectores de comics de superhéroes (en general) y del popular kryptoniano (en particular): Tori y Kyle Breyer son una pareja de granjeros que están por la labor de tener un hijo propio, pero que aún no han tenido suerte en dicho empeño. Un día algo cae del cielo cerca de ellos y cuando investigan de que se trata descubren a un niño pequeño dentro de lo que parece una nave, al que deciden criar y educar como si fuese hijo de ellos. En un inicio todo funciona bien y parece que el destino los ha bendecido con el hijo perfecto, pero como es lógico si la cosa fuese por ahi sería algo ya conocido, ¿verdad? Cuando el joven Brandon, ese hijo a priori perfecto, llega a la pubertad empiezan a despertarse dentro de él algo oscuro y tenebroso que le lleva a empezar a tener un comportamiento bastante perturbador, al que primero intentan justificar con los cambios hormonales propios de dicho periodo de la juventud, pero que pronto verán que es algo mucho peor…

Con un muy acertado guión obra de Brian y Mark Gunn (los hermanos de James Gunn, el responsable de las dos entregas hasta la fecha de los Guardianes de la galaxia de Marvel), lo que nos ofrece El hijo es una brillante «perversión» de los esquemas básicos de los comics de superhéroes, de los que coge elementos muy característicos (como la indumentaria, los superpoderes, la identidad secreta, el símbolo que lo caracteriza, o esa aliteración en el nombre del protagonista) para trasladarlos a una historia basicamente de terror, pero en donde el predecible psicópata de toda la vida se nos presenta de una forma tan ingeniosa como novedosa. La mayor virtud a partir de ese planteamiento es lo bien que se desarrolla en sus escasos 90 minutos, lo cual la hace una película que va directa al grano y no se extiende en detalles colaterales, dejando con las ganas de más (algo no muy común hoy en día, en donde es rara la película que no se dilata más de la cuenta)

Con la responsabilidad de intentar convencer en sus dos mayores vertientes, si la referente a los superhéroes la cubre con solvencia, otro tanto se puede decir de su parte más sangrienta, donde no se corta en algunos detalles muy espeluznantes, siendo lo peor el hecho de que al ser una evidente producción de serie B no haya podido contar con más presupuesto para mejorar todo lo que aqui es tan solo sugerido, resolviendo de forma imaginativa aquello que por cuestiones monetarias no puede dar más de sí. De su adecuado y funcional reparto destacaría no solo a Elizabeth Banks encarnando a la madre del protagonista (la cual ya tiene solvencia en el género de los superhéroes, al haber sido Betty Brant en los tres Spider-Man de Sam Raimi) sino también al joven Jackson A.Dunn que demuestra talento para encarnar a su tenebroso personaje.

============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 24 de mayo de 2019
  • LO MEJOR: Lo bien que sabe explotar su muy ingeniosa y novedosa premisa argumental.
  • LO PEOR: No tener el presupuesto para mejorar su notable propuesta.

Una respuesta a “El hijo (Brightburn)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.