La noche de Halloween (2018)

Los asesinos en la gran pantalla creo que es uno de los subgéneros (dentro del terror) más abordados de las últimas décadas, siendo la mayoría de veces ese aluvión de secuelas que generan lo que al final aburre al personal. En el caso de la inicial (y emblemática) La noche de Halloween de John Carpenter la franquicia ha dado de si como para que entre secuelas y reboots la presente entrega de la saga sea ya la número 11. En mi caso soy de los que ha visto la original del 78 y (por el regreso de la sufridora Jamie Lee Curtis) la de Halloween H20 (por el vigésimo aniversario) más el remake y su secuela del Halloween de Rob Zombie. No se me pasa por la cabeza verme ninguna más (el pasado, pasado está), máxime con lo bastante caótica que es la continuidad en esta muy extensa saga (por este enlace se intenta poner un poco en orden)

Pero llegamos a 2018, en el cual se celebra el 40 aniversario de la primera entrega, y va y me hacen una nueva película que se titula igual que la original, con de nuevo John Carpenter metido en ese proyecto y también de nuevo Jamie Lee Curtis de protagonista, a lo que añadir que la venden como secuela directa de la película de 1978, ignorando toda esa caótica sucesión de continuaciones que han tenido las andanzas asesinas de Michael Myers. Para todavía un mayor aliciente se estrena y consigue unas cifras de record (por lo que la continuidad está asegurada) a lo que sumar unas críticas previas más o menos tolerables. ¿Merece la pena?

Pues bien, una vez vista cabe indicar que estamos ante un evidente homenaje al título original, del que en todo momento pretende captar su estilo, si bien parte con el handicap de un público que ya es experto en el género, por lo que bastantes momentos se hacen particularmente previsibles. Entrando en el juego que plantea la película hay que reconocer que tiene solvencia el trabajo como director de David Gordon Green, que sabe resolver un estilo de cine ya bastante cansino y da un espectáculo al gusto tanto del espectador novato como de aquel más encallecido. El problema radica en que si no fuera por la mítica sintonia, el asesino del que hablamos y el regreso de la mítica protagonista original, no hay nada que diferencie a este slasher de tantos otros que han salpicado de sangre las pantallas en las últimas décadas.

Lo que se echa bastante en falta en un producto de este estilo, que pretende ser todo un homenaje a un film clásico, sería el intentar abordarlo más allá de lo visual, y ahi es donde esta cinta no ahonda, ya que sus personajes son esquemáticos y extremadamente básicos. Eso provoca una extraña sensación de rutina, en la que las víctimas de Michael Myers importan poco o nada, a la espera de ese duelo final con Laurie Strode, a cargo de nuevo de una Jamie Lee Curtis que se convierte casi en lo mejor de esta película. No negaré que el slasher se ha construido en muchas ocasiones sobre personajes que son meros esbozos, para cumplir su función de carnaza, por eso justamente en algo que pretende ser un homenaje se echa en falta que se quede tan sólo en lo visual y apenas ahonde en lo conceptual.

Aún así es justo reconocer que los implicados nos ofrecen un entretenimiento básico, que consigue no hacerse aburrido, si bien se nota mucho su caracter de mero vehículo para engrosar los bolsillos de sus responsables. Es también llamativa esa relativa discrección a la hora de visualizar los asesinatos, en algunos casos incluso fuera de plano, supongo que con la idea de retomar ese estilo original en el que se sugería más de lo que se mostraba. Logicamente, y de manera deudora a tantos matarifes que ha dado el celuloide, no importa para nada que tal y como se plantea la historia este Michael Myers sería ya tan anciano como Laurie Strode, porque puede con todo y con todos, con lo cual ya se inventarán cualquier pretexto para hacerlo volver mientras siga siendo rentable.

============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 26 de octubre de 2018
  • Galería de posters por este enlace.
  • LO MEJOR: Resulta un entretenido homenaje en el que sobretodo destaca una soberbia Jamie Lee Curtis en un plan aguerrido cual si fuera una anciana Sarah Connor.
  • LO PEOR: Salvo detalles puntuales, resulta rutinaria y previsible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.