4 comentarios en “La silla que no daña los guevos”

  1. Pues sí que se parecen sí… a mí de cualquier modo me gustaría que estuviese bien testado el invento, no vaya a ser que luego por la presión el sillín en lugar de dejar espacio te pince lo tuyo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.