-- Publicidad --

Mi semana con Marilyn

FICHA TÉCNICA

Título: Mi semana con Marilyn
Título original: My week with Marilyn
Dirección: Simon Curtis
País: Reino Unido, Estados Unidos
Año: 2011
Fecha de estreno: 24/02/2012
Duración: 99 min.
Género: Drama, Biográfico
Reparto: Michelle Williams, Eddie Redmayne, Julia Ormond, Kenneth Branagh, Pip Torrens, Geraldine Somerville, Michael Kitchen, Miranda Raison, Karl Moffatt, Simon Russell Beale
Distribuidora: Universal Pictures
Productora: BBC Films, UK Film Council, TradeMark Films, Weinstein Company, The, Lipsync Productions

SINOPSIS

Verano de 1956. Un joven estudiante de Oxford llamado Colin Clark (Eddie Redmayne) decide abandonar los estudios y adentrarse en el mundo del cine. Una vez en Hollywood, se le presenta la ocasión de acompañar a Marilyn Monroe (Michelle Williams) durante el rodaje de ‘El príncipe y la corista’, donde también actúa Laurence Olivier. Marilyn está de luna de miel con su flamante marido, el escritor Arthur Miller (Dougray Scott). A su vuelta, Miller deja que Colin se ocupe de su preciosa mujer durante una semana que jamás olvidará…

CRÍTICA

Creo que hoy en día es imposible decir Marilyn Monroe y que cualquier amante del cine no sepa al instante a quien nos estamos refiriendo. Ahora en que las mujeres de ensueño encandilan desde pantallas o pasarelas, pero en donde todas tienen una vida efímera en la fama, rara es la que no intenta convertirse en un mito como fue esa célebre actriz, pero bajo la cual había una sensible mujer. Pero los mitos suelen nacer de trágicos finales (valga recordar el reciente caso de Heath Ledger) por lo que su trágica muerte también influyó mucho en convertir a Marilyn Monroe en el icono conocido (y apreciado) por varias generaciones.

Hollywood, siempre atento para ensalzar a sus mitos, consigue en este film acercarse a la impronta dejada por tan célebre personaje, pero lejos de realizar un biopic habitual (en donde se abarque la mayor parte de la vida del personaje biografiado) aqui solo nos encontramos con un periodo de tiempo determinado, y narrado desde el punto de vista de uno de los ayudantes de producción de la película El principe y la corista, film que reunió en pantalla a una ya por aquel entonces famosa Marilyn con Laurence Olivier.

Uno de los puntos fuertes de esta película es Michelle Williams, la encargada de dar vida al mito, algo que consigue con total acierto y clara verosimilitud, con lo cual no me extraña su merecida nominación al Oscar como mejor actriz. Otro tanto se puede decir de todo un shakesperiano como Kenneth Branagh (nominado como mejor actor secundario), que tiene que encarnar al más famoso actor británico (y también aficionado a Shakespeare) que hubo previo a él, el gran Sir Laurence Olivier. La lástima radica en el conjunto, atractivo pero intrascendente, contado en el fondo como lo que es, una simple anécdota en la vida de alguien, y quedándose tan solo en una bonita postal pero sin ir más allá.

La discreta labor de Simon Curtis hace que no se profundice en los problemas de inseguridad de la actriz, así como su afición a las pastillas (detalles que se muestran de manera leve, pero que no quedan analizados) aunque el conjunto consigue entretener en sus muy ajustados 99 minutos, en los cuales se nos muestra como el mito había cubierto tanto a la actriz, que no daba espacio para que resurgiera la simple mujer (por eso hay un momento en la película en que ella misma reconoce que la gente busca a Marilyn, pero a quien encuentran es a Norma Jean, su verdadero nombre)

Entre los detalles más curiosos está el ver como la voluptuosa diva y el flemático actor al que interpreta Branagh se llevaron a mal traer durante el rodaje, con continuos choques de carácteres por sus diferencias interpretativas, pese luego a la admiración mutua que se profesan. La relación iniciática que representa su encuentro con Marilyn para el protagonista es curiosamente el punto más flojo de la película, pecando en ocasiones de inocente y superfluo (quizás es que no aspiraba a más, pero sabe mal que se quede en menos)

LO MEJOR: La labor de los nominados Michelle Williams y Kenneth Branagh, especialmente en lo que se refiere a ella, consiguiendo transmitir parte de la sensual aura de la mítica Marilyn Monroe.

LO PEOR: Lo intrascendente del conjunto, que se queda sólo en mero entretenimiento.

:: Descargar este vídeo de YouTube gratis ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *