-- Publicidad --

Misión Imposible 4: Protocolo Fantasma

FICHA TÉCNICA

Título: Misión: Imposible – Protocolo Fantasma
Título original: Mission: Impossible – Ghost Protocol
Dirección: Brad Bird
País: Estados Unidos
Año: 2011
Fecha de estreno: 16/12/2011
Duración: 133 min.
Género: Thriller, Aventuras, Acción
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Reparto: Tom Cruise, Jeremy Renner, Simon Pegg, Paula Patton, Tom Wilkinson, Ving Rhames, Josh Holloway, Léa Seydoux, Michael Nyqvist, Anil Kapoor
Distribuidora: Paramount Pictures
Productora: Paramount Pictures, Filmworks, Stillking Films, Bad Robot, Skydance Productions

SINOPSIS

Acusado de atentado terrorista con bombas contra el Kremlin, el agente del IMF Ethan Hunt (Tom Cruise) se ve desautorizado junto con el resto de la organización al iniciar el Presidente el “Protocolo Fantasma”. Sin poder contar con recursos ni apoyo, Ethan deberá encontrar el modo de restaurar el honor de su organización e impedir un nuevo ataque. Para complicar aún más las cosas, Ethan se ve obligado a embarcarse en esta misión junto a un equipo de compañeros del IMF fugitivos cuyos motivos personales no conoce del todo.

CRÍTICA

Desde mediados de los 80 hasta mediados de los 90 el cine de Hollywood, mostrando su ya sabida falta de ideas, empezó a adaptar series antiguas, con suerte desigual. De esa moda temporal quedan para el recuerdo El fugitivo con Harrison Ford y la primera entrega de Misión Imposible dirigida por Brian de Palma, sin duda alguna los dos títulos que mejor supieron heredar sus orígenes televisivos para adaptarlos a la espectacularidad actual. De la primera hubo una desangelada secuela, aprovechando tan solo a un Tommy Lee Jones que durante muchos años quedó encasillado en roles de perseguidor de todo tipo, pero ahora hablamos de la otra, que dió lugar a una saga de la que ahora se estrena su cuarta entrega (por más que hayan eliminado el número a favor de un subtítulo tan genérico como el de Protocolo Fantasma)

Es curioso porque esta película estuvo a punto de no hacerse, y es que la fama de actor taquillero que ha acompañado a Tom Cruise desde sus inicios parecía haberse apagado un poco, debido en parte su publicitada vida personal y su conocida permanencia en la muy controvertida Iglesia de la Cienciologia. Quizás debido a esa bajada de popularidad que el propio Cruise decidió meterse en una nueva entrega de su saga más taquillera, si bien con el condicionante (por parte de la productora, dudosa de la rentabilidad del producto final) de hacer el “relevo” a una nueva generación, supuestamente aqui representada en el personaje del actor Jeremy Renner (actor de moda por el film En tierra hostil)

La idea original de esta saga era contar con un director diferente en cada entrega, para que cada película fuera diferente y al mismo tiempo personal. La primera fue muy representativa de eso, aparte de saber recoger el testigo de la clásica serie de televisión. Por desgracia para la segunda entrega hay quien dice que Cruise quiso hacer su propio Matrix (film que había triunfado justo un año antes, y que le llegaron a ofrecer a él, si bien lo rechazó para beneficio de Keanu Reeves) Para el recuerdo queda el famoso gazapo inicial mezclando la Semana Santa con las Fallas pero salvo eso el resto era un film hueco, basado más en la estética que en la historia.

Afortunadamente eso cambió para la tercera entrega, donde J.J.Abrams empaquetó la saga dentro del esquema de su popular serie de televisión Alias (también del género de “espias” como la original Misión Imposible) recuperando parte del buen sabor que dejó la primera película. Y eso es lo que, ya como productor, se sigue notando en esta cuarta entrega, beneficiada además tras las cámaras por un Brad Bird que, en su debut como director en imagen real, consigue transmitir parte del clasicismo que tuvo la versión de Brian de Palma, y que en parte recuperó ya el episodio de J.J.Abrams.

Uno de los puntos más atractivos de la película son sus espectaculares escenas de acción, donde quizás muchas situaciones se llevan al extremo (algo ya ordinario en la franquicia) pero en este caso hay que decir que de manera clara: cuando en los tiempos actuales muchos se decantan por el batiburrillo visual tipo Michael Bay, aqui Bird rueda escenas donde se puede ver a las claras que pasa, sin esos planos mareantes dignos de fastidiar la retina de los espectadores. Dicen los rumores del mundillo que Bird aceptó la labor de director en este film para demostrar su solvencia en grandes producciones (ya que hasta ahora tan solo se conocía su faceta en el cine de animación, con joyas como El gigante de hierro, Los increibles o Ratatouille)

Ese retorno al clasicismo se nota en una historia que sigue el ejemplo del megalómano que quiere destruir el mundo, tantas veces visto en la franquicia de James Bond (incluso parece querer recuperarse el estilo propio del género en la época de la Guerra Fria, no en vano cuando nació la serie de televisión original) E incluso si mucho me apuran se recoge el testigo del más reciente 007 (Daniel Craig) dotando, al menos en su inicio, de una rudeza al personaje de Cruise que parece querer emular a la vista por el famoso personaje creado por Ian Fleming en sus más recientes títulos en cine (Casino Royale y Quantum of solace) De todas maneras no todo iba a ser positivo, y es justo reconocer que si bien como entretenimiento funciona a las mil maravillas (de hecho puede ser el mejor film de acción que he visto en varios meses) la cohesión argumental flaquea en la unión de las (eso si) impactantes escenas de acción.

Ya citado más arriba también es justo señalar que Tom Cruise es el rey de la función, y con esto no me vengo a referir a que la película (de hecho toda la franquicia) gire alrededor de su personaje, sino que si lo que pretenden es que el personaje de Renner sea su sustituto en una futura Misión Imposible 5, hay que reconocer que el carisma y la veteranía de Cruise se “comen” al aspirante en cada momento en que comparten la pantalla. Del resto del reparto (en el que todos cumplen con extrema eficacia) destacaría el personaje de Paula Patton, capaz de ser dura y sexy a partes iguales, así como el alivio cómico (aunque comedido) de Simon Pegg.

LO MEJOR: Mantener el tono de la tercera entrega recuperando parte del espíritu de la primera (y por ende de la serie original) sin caer en los huecos y excesos de la segunda parte (sin lugar a dudas la peor de toda la saga hasta la fecha)

LO PEOR: La cohesión entre las impactantes escenas de acción se nota debil, aparte de ciertas concesiones al final feliz, sobretodo por lo que se descubre al final de la esposa del protagonista

EL CAMEO: Ving Rhames, presente en todos los anteriores films, tiene una episódica presencia en el tramo final de esta película. Y no es el único…

LA CURIOSIDAD: Entre los muchos elementos publicitarios está el video que teneis bajo estas líneas con… ¿un gazapo? Cuando compartí este video en Machacas uno de los comentarios señala la doble rotura de la mesa de delante del sofá, aunque otro citó que es que hay dos. Juzgar vosotros mismos.

:: Descargar este vídeo de YouTube gratis ::

2 comentarios en “Misión Imposible 4: Protocolo Fantasma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *