-- Publicidad --

Oz: un mundo de fantasía (de Sam Raimi)

FICHA TÉCNICA

Título: Oz: Un mundo de fantasía
Título original: Oz: The Great and Powerful
Dirección: Sam Raimi
País: Estados Unidos
Año: 2013
Fecha de estreno: 08/03/2013
Duración: 130 min.
Género: Fantástico
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Reparto: Mila Kunis, James Franco, Michelle Williams, Rachel Weisz, Abigail Spencer, Joey King, Zach Braff, Martin Klebba, Ted Raimi, Bill Cobbs
Guión: Mitchell Kapner, David Lindsay-Abaire
Distribuidora: Walt Disney Pictures
Productora: Roth Films

SINOPSIS

Oscar Diggs (James Franco) es un mago bastante mediocre que recorre los polvorientos campos de Kansas engañando a los incautos que se atreven a pagar por sus servicios. Un día es arrastrado por un tornado hasta la tierra mágica de Oz. Oscar se da cuenta de que muchos de sus habitantes creen en sus trucos de magia, y decide aprovecharlo para erigirse en el rey de Oz. Pero las brujas Theodora (Mila Kunis), Evanora (Rachel Weisz) y Glinda (Michelle Williams) no están muy convencidas e intentan desenmascararle.

CRÍTICA

Definida como precuela de la historia original (por aquello de contarnos como nació el mago que da nombre al clásico literario de L. Frank Baum y cinematográfico de Victor Fleming en 1939) nos llega esta historia que por un lado hace temblar a la Disney (para que no se repita el fracaso en taquilla de hace un año con John Carter) y por el otro nos hace pensar en la Alicia en el Pais de las Maravillas de Tim Burton, cuyo éxito comercial propició toda esta nueva moda de reversionar cuentos clásicos para unos espectadores modernos (y de la cual esta es un claro ejemplo)

El director Sam Raimi cuenta como protagonista con James Franco, con el que ya trabajó en la trilogía de Spider-Man donde encarnó a Harry Osborn (por cierto, el actor estrenará en breve Spring Breakers, film donde luce un peinado que me recuerda MUCHO al de los Osborn en los comics de Spider-Man) Él es el que luego se conocerá como Mago de Oz y con el que se encontrará Dorothy en el inmortal relato antes citado al que esta película rinde tributo (ver por ejemplo las diferentes escenas entre el mundo real (en formato pequeño y en blanco y negro) y el muy colorido (y panorámico) de Oz) pero que en ningún momento trata de remakear y/o retocar, aunque en eso puede que influya el no tener los derechos sobre el primer film, de manera que se han basado más en los relatos originales que en la película de Judy Garland conocida por todos.

Por si el caracter socarrón y pendenciero de Oscar Diggs (el futuro Mago de Oz) no fuera suficiente (vendría a ser el típico truhan encantador de este tipo de historias), en la película tenemos tres brujas que son tres bellezas: Mila Kunis (Theodora), Rachel Weisz (Evanora) y Michelle Williams (Glinda) Como en la historia todo el mundo recuerda que había cuatro brujas (uno por cada punto cardinal) digamos que cuando se completa el ¿cuarteto? (y no aclaro más porque sería spoiler), hasta se estudió el verde de su piel para que no fuera idéntico al original (para que os hagais una idea, y de nuevo me remito a lo de no tener los derechos del film de 1939) Una curiosidad: viendo a ESE personaje femenino verde pensé en Hulka de Marvel, que si no tiene film propio podría estar en la próxima de Los Vengadores. Visualmente luce.

Pero no nos desviemos, ya que aparte de sus pros, la película también tiene sus contras: el detalle más contradictorio sería el habitual en el Hollywood actual, y es estirar demasiado historias que no daban, al menos visto lo visto, para los 130 minutos que dura esto, aunque la labor de Raimi consigue que nunca nos aburramos pese a que el ritmo sea un poco irregular (algo más notable en su tramo final) Otros detalles vendrían a ser la típica moralina que Disney ha cultivado a lo largo de los años (que, como es natural, está presente en un producto en inicio infantil como es esta película) así como los típicos secundarios o bien graciosos (que aqui recae en el mono volador), o entrañables (que esa es la parte de la muñeca de porcelana)

Aunque es solo mi opinión, justamente esos secundarios citados no llegan a la cursilería que uno temería en un producto así, o al menos no tanto como los habitantes de Oz, que parecen salidos de una parodía de pueblo suizo (menos mal que la mayoría tan solo hace bulto y ya está) Eso si, en cuanto al pais de Oz, ¿qué decir? desde Avatar de James Cameron o la antes citada Alicia de Tim Burton nos han enseñado los progresos y la vistosidad de los efectos visuales actuales, por lo que esa parte luce tan espectacular como uno podía pensar, pero siempre cuidando la estética para evocar al clásico de Fleming. Aunque he disfrutado el film en 2D no desaconsejo (para quien lo desee y el bolsillo se lo permita) el 3D, que sobretodo al entrar en el fantástico país luce DE MARAVILLA.

LO MEJOR: Es una película infantil, algo de lo que nunca se avergüenza, pero devolviendo parte de la magía de la infancia que perdimos los adultos al crecer (lástima que es solo eso, “parte”) El apartado actoral resulta correcto mientras que el visual es toda una delicia para los sentidos.

LO PEOR: A partir de que hace su entrada cierto personaje verde, el film se hace más irregular, siendo más patentes sus errores que al principio, cuando uno se ha dejado envolver por la mágica historia.

EL CAMEO: Como habitual de Sam Raimi que es, el actor Bruce Campbell tiene un cameo. Es uno de los guardias de entrada de la Ciudad Esmeralda. Lo que su escena suscite queda al gusto de cada espectador.

LA RECOMENDACIÓN: Quien desee acercarse al clásico puede hacerlo con su versión en comic que hace unos meses reseñé (por este enlace) y de la que existen varias continuaciones que espero leer.

:: Descargar este vídeo de YouTube gratis ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *