-- Publicidad --

Quantum of solace

Traicionado por la mujer que amaba, 007 buscará venganza.

Tras el éxito de crítica y público que supuso Casino Royale los productores han decidido seguir por el camino de endurecer al personaje. Ciertamente este film es bastante más violento y duro que las clásicas películas de 007. Ahora James Bond salta de tejado en tejado, se hiere, sangra y hasta suda y se despeina. Es un héroe de acción al estilo Jason Bourne (los saltos entre balcones…) o incluso John McClane. Todo eso ya lo comenté al hablar de Casino Royale. Pero aquel film tenía un guión bastante sólido, algo de lo que Quantum carece.

Las escenas de acción son muy espectaculares, las chicas son muy guapas y M sigue intentando controlar a su agente más díscolo, pero la cosa no acaba de cuajar como debiera. El guión es bastante pobre: no hay casi humor ni ingenio, todo se resuelve a tiros. No sé si es homenaje, plagio o falta de imaginación pero muchos momentos de esta película recuerdan a otros de la saga (la chica desnuda en la cama cubierta de petróleo me recordó a la chica desnuda cubierta de oro de Goldfinger, la escena del paracaídas me recordó a la de Moonraker, la chica  buscando vengaza por el asesinato de sus padres me recordó a la de Sólo para sus ojos, la escena de Bond y la chica andando por el desierto es clavada a la de La espía que me amó, etc). También ciertas escenas de lucha siguen siendo idénticas a las de la saga Jason Bourne (el original que se adapata a los nuevos tiempos imitando a su copia).

Marc Foster dirige correctamente las escenas de acción y les imprime un ritmo vertiginoso. Incluso me parece algo excesivo el número de persecuciones y peleas. Apenas hay diálogos interesantes entre tiroteo y tiroteo. Además la forma de rodar las escenas de acción me pareció muy actual pero algo confusa. A pesar de ello, la escena del andamio me pareció muy lograda, lo mejor de la peli.

Me dio la sensación de que algo falta en esta película, es la más corta de la saga, la única que dura menos de 2 horas, es como si le faltaran 15 minutos. No sé si han cortado escenas para hacer el film más dinámico o no sabían cómo continuarla pero me pareció que el clímax no está conseguido.

La música corre a cargo otra vez de David Arnold como digno sucesor de John Barry, aunque esta vez la música no me gustó tanto como otras veces. Sí me gustó la canción Another way to die de mis adorados Jack White (White stripes) y Alicia Keys. En los títulos de crédito han recuperado a las chicas desnudas y las balas cruzando la pantalla dando un efecto retro que me parece bastante pasado de moda, muy visto. Al menos han recuperado el mítico gunbarrel (aunque salga al final de la peli).

Daniel Craig me parece un buen actor y creo que borda su papel, su 007 está más cómodo en una pelea con cuchillos en el barro que en una fiesta (al contrario que el dandy blandengue de Pierce Brosnan). El insoportable Mathieu Amalric me parece que tiene uno de los peores malvados de la saga, bastante flojo. Su villano es apenas un risible peón que no pasará a la historia, su discurso de la fiesta parece sacado de una conferencia en la Expo 2008, lamentable. Ahora los villanos son falsos ecologistas, me molaba más cuando eran millonarios excéntricos o rusos.

Vale que Olga Kurylenko es muy guapa y que lo de la interpretación le viene bastante grande, tampoco es que su personaje tuviera mucha tela para cortar, pero recordemos que para hacer de chica Bond no es necesario saber interpretar, basta con ser guapa.

Al final queda un film de acción bastante entretenido que está a medio camino entre la total renovación de un mito (a base de polvo y sangre) y los guiños al pasado.

5

:: Descargar este vídeo de YouTube gratis ::

11 comentarios en “Quantum of solace

  1. Pues yo, he sido durante toda la vida un fan de James Bond y su películas.
    Pero desde hace varios años desde las segunda película del Brosnan como si no existiera.
    Perdí todo el interés.
    Y en esta ocasión casi me convencen, y todo por la publicidad.

  2. Esta peli es bastante mejor que las de Brosnan, de las cuales sólo salvo El mundo nunca es suficiente, la 3ª. El resto no memolaron demasiado. Muere otro día era simplemente horrorosa por vacía y repetitiva. Al menos ahora innovan algo en el personaje.

  3. Yo estoy de acuerdo en que es entretenida pero creo que la anterior es mejor. Daniel Craig está muy bien en su papel de Bond pero con menos toque de elegancia y también de ironía. Un James Bond distinto.

  4. Este fin de semana tuve el disgusto de tener que ir a ver la peli y me pareció más una imitación barata de Misión Imposible con un cachas que intenta tener el Sexapil de Pierce Brosnan dirigido hacia las crías de ahora, que una auténtica película 007.

    Pienso que el cambio que han hecho de formato y de actor, de P. Brosnan por D. Craig, es un intento de desviar el estilo de película con el fin de hacerla más comercial, con acción a raudales aunque con escasa trama. En definitiva dirigido hacia nuevos espectadores, principalmente quicenañ[email protected] que quieran ver a un cachas rubio tio bueno, y sin importar que la trama sea más bien escasa no sea que estos no tengan la suficiente capacidad intelectual para comprenderla en profundidad.

    En definitiva, una pena. Pelicula a película, 007 se vuelve cada vez más LIGHT.

    Donde a quedado ese Don de gentes, ese sexapil que las atraía tanto a las mujeres, con un cierto toque de picardía… como por ejemplo George Clooney en cualquiera de sus películas.

    Una lástima.

    Lord Byron

  5. En contra de la opinión general, a mí me ha gustado algo más que «Casino Royale». Si al público le ha gustado más «Casino Royale» creo que es porque tuvo ese efecto de novedad que aquí obviamente se ha perdido.

    Cosas buenas: las escenas de acción están muy bien (excepto la del avión). Bond vuelve a matar con pistola (y además con la clásica Walter PPK) y no con metralleta, eso es para Rambo. En la siguiente a ver si nos animamos a poner silenciador. La duración me parece correcta, yendo al grano, Casino Royale le sobraba metraje. Buen toque de glamour con el tema de la ópera Tosca.

    Sigues siendo un Bond fresco, comete errores, pero se supone que cada vez menos. Volvemos a tener una «organización del mal (Quantum)» como en los viejos tiempos. Me ha gustado el final, de noche y con nieve; justo como el contrario de toda la peli y ése último Bond que ya se parece algo más a lo que hemos conocido (sólo le faltaba alguna frase de humor). M como siempre perfecta. Yo he notado menos el «product placement».

    Cosas malas: el villano, hay que reconocer que es muy flojo, por no mencionar los acólitos bolivianos, ¡paupérrimos!. La trama, en esencia es fácil de seguir, pero no me ha convencido del todo. Las chicas Bond, irregulares, no mal del todo. Se echa en falta algún gadget más molón, hemos pasado de que hay 1000 a 0. Necesitamos un poco de más humor cínico. Y por supuesto: imperdonable no incluir la mítica frase y poner la secuencia del cañón de la pistola al final ¿Pero en qué coño estaban pensando?

    En general, me parece que las cosas buenas compensan las malas y creo que acierto si digo que estas nuevas dos películas pretenden, en un contexto moderno, enseñarnos cómo se convirtió Bond de un tío duro a alguien más fino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *