¡Shazam!

Pese a que en su origen este superhéroe conocido como Shazam era en verdad el Capitán Marvel, digamos que tras varios giros del destino, y pese a que este personaje nació en 1940 (por lo cual entraría dentro de la categoria de clásico cual si fuera Superman o Batman, que también vieron la luz por aquellos años), como fue Marvel la que registró dicho nombre, al final DC tuvo que ceder. No pasa tampoco nada, porque son personajes en esencia diferentes, a lo que añadir que este sería incluso bastante similar a Superman solo que los poderes de este provienen de la magía, al haber “heredado”  la sabiduría de Salomón, la fortaleza de Hércules, la resistencia de Atlas, el poder de Zeus, el valor de Aquiles y la velocidad de Mercurio. Si se cogen las letras iniciales de todos los nombres que acabo de citar, se forma la de este superhéroe, que sería sin duda de esos a los que conozco menos al haber leido muy poca cosa de él (más allá de los datos básicos)

Si ya con Aquaman más o menos quedaba claro que Warner / DC había abandonado (de momento) sus ansias de un universo cohesionado entre sus superhéroes, este ¡Shazam! lo viene a confirmar con una película tremendamente entretenida y bastante simpática, que se disfruta cual si uno tuviera el alma de un chaval de la misma edad que la del joven protagonista. Porque dentro de ese bastante amplio y variado abanico de posibilidades para mostrar en imágenes a un superhéroe (de los que sus orígenes en pantalla suelen estar cortados por un patrón similar), en este caso se ha tomado el camino más dicharachero, hasta el punto de que en algunos momentos esta cinta desprende un acertado aroma a esos films de aventuras que poblaron la década de los ochenta. Al tomar una premisa similar a la de uno de los títulos más famosos de esos años (Big de Penny Marshall, y con Tom Hanks de protagonista) creo que es bastante simpático el guiño que le hacen con uno de los momentos (y elementos) más recordados de aquella película.

Y es que el espíritu inocente e infantil que tenía Hanks en aquella cinta se traslada sin problemas al que derrocha Zachary Levi durante toda esta película, ya que ¡Shazam! nos muestra un superhéroe desde un punto de vista hasta ahora del todo inexplorado: el de un chaval. Eso podía plantear ciertas dudas, porque no sería la primera vez que “supuestos” personajes más o menos infantiles son introducidos de manera un tanto forzosa, de tal forma que el espectador adulto puede que los encuentre bastante irritantes, pero eso no sucede aqui porque más allá de la muy evidente química entre los personajes de Jack Dylan Grazer y Asher Angel, situar el nexo de unión de este film dentro de una familia de acogida hace que incluso el espectador sienta empatía por los otros jovencitos que pueblan esta película. Por cierto, un doble guiño friki porque el padre de la citada familia está encarnado por Cooper Andrews (Jerry en The walking dead), aunque antes en su prólogo muchos reconocerán a John Glover, el padre de Lex Luthor en la serie Smallville y que aqui vuelve a ser el progenitor del villano de esta historia, si bien su presencia en pantalla es menor.

¿Cómo encaja esta película dentro del universo cinematográfico DC que conocemos hasta la fecha? Pues haciendo mención mediante todo tipo de guiños y referencias a sus dos baluartes más famosos: Batman y Superman (con un detalle de este último antes de los títulos de crédito finales que te hacen pensar: “¿EN SERIO?”) De hecho sería esa última escena la que puede hacer sorprender y emocionar más a los fans (conmigo al menos lo lograron), porque las dos escenas post-créditos (una en medio y la otra al final) vendrían a cubrir esa típica mención hacia el villano que volverá (en el caso de la primera) y una bastante clara referencia a su predecesor en la taquilla (la segunda), que resulta meramente anecdótica. Pero aunque ¡Shazam! pueda parecer que es una bastante entretenida película de superhéroes (lo cual sería indudable) se muestra algo descompensada en detalles como su extenso metraje (que supera las dos horas), funcionando mejor cuando se centra en lo cómico, pero algo peor en subtramas más dramáticas, como la de la historia del villano o la madre del protagonista (siendo en este segundo caso bastante improbable la justificación que se ofrece, al menos desde mi punto de vista)

Aún así no todo es luz en este film, ya que el siempre eficaz Mark Strong tiene a su cargo al Doctor Sivana, el villano de la función cuya primera toma de contacto con sus “poderes” puede quizás desprender parte de esa “oscuridad” que mantuvo el universo cinematográfico DC en sus orígenes de la mano de Zack Snyder. Asimismo su personaje parece tener una relativa profundidad en lo que luego no se ahonda, siendo bastante esquemático respecto al género de los superhéroes la forma en la que está planteado y desarrollado. A ello habría que añadir el hecho de que primero se presentan la mitología pertinente y los dos caminos emprendidos por héroe y villano, haciendo que quizás el arranque de este película no sea tan inmediato como muchos desearian, si bien se agradece para darle un poso de coherencia y que no todo sean leves esbozos (destacar en ese apartado la presencia del actor Djimon Hounsou como el mago que concederá al joven Billy Batson las habilidades para ser Shazam) En resumidas cuentas con esta película tanto Warner como DC abren la puerta a un terreno hasta ahora no del todo explorado con una historia que funciona de forma unitaria y con la que dejan con muchas de saber como serán las aventuras de este dicharachero personaje a partir de aqui.

============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • Galeria de posters por este enlace.
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 5 de abril de 2019
  • LO MEJOR: Aparte de la divertida actuación de Zachary Levi como el superhéroe protagonista (notándose que sacó su alma más infantil para disfrutar él y hacer disfrutar al espectador), todo el reparto más joven se adecua muy bien a sus respectivos personajes, lo que unido a su tono desenfadado ofrece un gran entretenimiento.
  • LO PEOR: Peca de un exceso de metraje lo que provoca que el ritmo sea en algunos casos un tanto irregular (no se puede mantener el humor todo el rato), a lo que añadir un villano al que quizás le falta profundidad (menos mal que Mark Strong lo hace al menos correcto) y algunas justificaciones serían un tanto discutibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 11 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.