Tomb Raider (2018)

Lara Croft es un personaje tan emblemático de los videojuegos como lo podría ser Super Mario o lo que en sus orígenes fue Pac Man; se trata de nombres tan asociados a su origen que aunque no se hubiese jugado mucho (o nada) con ellos, lo más básico para conocerlos es ya de cultura popular. En este caso parte con la ¿ventaja? de las dos entregas previas con este personaje que encarnó Angelina Jolie en 2001 y 2003, de las cuales en el mejor de los casos se puede decir que serían más o menos entretenidas, aunque en ninguna de las dos cintas se pueden encontrar los méritos para poder decir que sean algo digno de recordar más allá de la citada intérprete, que marcó el rostro de la protagonista para muchos espectadores (al menos en mi caso si tuviera que asociar al personaje con un rostro sería el de la Jolie, por más que el recuerdo de esos films queda ya difuso en el tiempo)

Leer más

Valerian y la ciudad de los mil planetas

De todos es conocida la famosa saga de Star Wars pero lo que muchos igual no saben es que parte de la inspiración para darle forma vino del comic europeo Valerian: Agente espacio temporal de Pierre Christin y Jean-Claude Mézières. Como soy previsor cuando se estaba rodando esta película me ví por las bibliotecas dicha serie de comics y la probé para darle una oportunidad. Si no os suena mi reseña es porque no la hubo, ya que fue una lectura descartada porque el universo de ciencia-ficción que me planteaban se me hacía muy pesado. En mi defensa he de admitir que tampoco soy fan acérrimo de la franquicia Star Wars (la “hija bastarda” de dicho comic) aunque como mínimo si se me hace más disfrutable (con sus pros y sus contras) pero tenía curiosidad por comparar dicha supuesta “inspiración” (la cual resulta evidente) pese a que enseguida me ví desconectado de la historia por lo que al final la descarté.

Si los antecedentes no eran buenos en mi caso, ¿para qué la he visto? Principalmente es porque el nivel visual de dichos comics fue el que George Lucas recreó con los medios de los que disponía hace cuatro décadas (hablo del film inicial de 1977), por lo que los grandes avances que se han hecho en el campo de los efectos especiales hasta hoy en día me permitian pensar que como mínimo su aspecto visual lograría ser espectacular, en lo cual incluso puedo admitir que me he quedado corto porque este film de Luc Besson es apoteósico para los ojos. El problema es que es bonito por fuera pero vacio por dentro.

Leer más

Batman: La Lego película

Cuando hace tres años llegó a las pantallas La Lego película fuí a verla convencido de que sería una tontería que con suerte me serviría para pasar el rato, pero de la que no esperaba gran cosa (lo cité entonces y lo sigo diciendo ahora: ya no saben de donde sacar películas y hoy en día incluso lo más insospechado puede ser adaptable, sin importar la calidad de lo que salga) Como es lógico, el mayor sorprendido fuí yo cuando pude ver que no solo estaba bien, sino que realmente ESTABA MUY BIEN, por lo que me alegró que su merecido éxito llevara a este spin-off con uno de los secundarios de aquella, el famoso justiciero de Gotham de los comics de DC, como total protagonista.

A estas alturas todo el mundo conoce a Batman, por lo que esta cinta no nos lo vuelve a presentar, pero me atrevería a decir que es el que mejor nos sabe mostrar el caracter que define a este superhéroe: la de un hombre solitario, amargado y un poco pretencioso y engreido (todo ello desde una óptica divertida y muy amena, ya que nunca hemos de olvidar que estamos ante una película dirigida hacia el público infantil, si bien será plenamente disfrutable también por los adultos) Es triste tener que admitir esto, pero siendo una figura de Lego creo que nunca había sido tan bien descrita la psicología de este personaje como en el presente título, superando con holgura a lo visto hasta la fecha en ese universo cinematográfico en imagen real donde este superhéroe está a cargo del actor Ben Affleck.

Leer más

Múltiple

Cuando M.Night Shyamalan vió el éxito que tuvo con El sexto sentido no sabía lo que se le venía encima, ya que muchos pretendieron que sus películas posteriores estuvieran fabricadas por el mismo esquema (incluyendo esa sorpresa final justo al final que nos hiciera replantear todo lo previo) Sin ningún título que lograra llegar a las cotas de su película de 1999 (aunque en España se estrenó a principios del 2000) su camino derivó entonces hacía una lista de consecutivos fracasos tanto de crítica como de taquilla (en algunos casos muy justificados) que hicieron dudar de si lo de este hombre había sido tan solo “flor de un día”, hasta que en el 2015 se reconcilió con espectadores y críticos con La visita (que, en el momento de escribir esta crítica, reconozco no haber visto, escarmentado como estaba de todo lo previo)

Le he dado una oportunidad con esta Múltiple y tengo que admitir que no es de sus peores trabajos, pero aún así me cuesta admitirlo como de los mejores, porque pese a que acudí a verla sabiendo lo mínimo, sus 117 minutos se me hicieron realmente dilatados, ya que el papel (o los papeles, si bien no son todos los que dicen ser) de James McAvoy se me hizo más irritante que inquietante y muchísimo más histriónico que neurótico, de tal manera que todo gira en relación a un personaje que en algunos momentos parece ser una variante de esos exagerados villanos de comic como por ejemplo el Joker (y esta comparación no cae en saco roto cuando llegamos al final)

Leer más