Predator

Hace 31 años, en el ya lejano 1987, se estrenaba una película que con el título de Depredador se hizo un hueco en todos aquellos que la vieron por aquel entonces por su destacable conjunción entre los géneros bélico, de terror y ciencia-ficción en un soberbio y notable espectáculo a mayor gloria de Arnold Schwarzenegger secundado por un acertado reparto (entre los cuales constaba curiosamente el mismo Shane Black que dirige el presente film) bajo la batuta de John McTiernan y con una banda sonora de Alan Silvestri. Puede parecer lo contrario, pero estábamos ante una película cuyo éxito derivó en secuelas ni mucho menos tan dignas como el título inicial debido a no contar con los mismos alicientes, si bien Depredador 2 aún luce algo más que los dos posteriores y nefastos films que lo unieron al también popular Alien de H.R.Giger. Abandonado dicho disparate de crossover se volvió a probar suerte con esta criatura en Predators, que pese a todo no estaba nada mal (al menos bajo mi punto de vista), pero cuyo paupérrimo éxito por taquilla cerró las puertas a más secuelas… hasta ahora.

Leer más

La monja

Si bien el Dark Universe que quería crear la Universal no salió según lo esperado, mucha mejor suerte ha corrido en Warner el universo creado alrededor de la película Expediente Warren. Aunque la citada cinta no llegué a verla en su día de estreno en cines (así como tampoco fui a ver Annabelle, su primer spin-off) las dos películas las recuperé más tarde en pases en televisión, a partir de lo cual si acudí tanto al estreno de la primera secuela de la película con la que empezó todo esto (Expediente Warren: El caso Endfield) así como la secuela del que fuera su primer spin-off (Annabelle creation) Estando ya en proyecto terceras entregas tanto de la película original como de su primer derivado ahora le toca a La Monja, que ahonda en aquella demoniaca religiosa que espantaba a Lorraine Warren (Vera Farmiga) en la antes mencionada Expediente Warren: El caso Endfield) Y no olvidemos que en aquel título también hacia su aparición The Crooked Man, del que también hay en proyecto su spin-off, por lo que ese universo de terror generado por Expediente Warren aún no ha dicho su última palabra.

Leer más

¿Quién está matando a los moñecos?

Cuando se estrenan por este pais algunas películas que no saben muy bien como “adaptar” algo que quizás por aqui no es tan común, muchas veces se tira de aquello que esté de moda, lo cual es un relativo error porque aunque ello le da a la película una connotación muy presente, el tema de las modas es muy relativo porque tenemos una nueva por día. Eso es lo que ha ocurrido con esta película, en origen The happytime murders, y que aqui lo han traducido por ¿Quién está matando a los moñecos?, lo cual me hizo preguntarme ya de entrada que era eso de “moñeco” y porqué no usar el evidente “muñeco”. La respuesta está en el mismo poster de la película, porque la citada palabra es obra de ese David Broncano al que yo ni tan siquiera conocía, pero que Wikipedia me ha informado de quien es. En busca de una traducción que atrajese al público, desde la distribuidora se pensó que sería bastante “jocoso” ese detalle de un término que vendría a referirse a cuando te quedas muerto, y que me imagino que sería el equivalente a (por ejemplo) el fistro que popularizó en su momento Chiquito de la Calzada.

Leer más

Megalodón

Los tiburones y los exorcismos no tienen mucho en común que digamos pero en cuanto a sus mejores películas si coincide que ambos han tenido títulos míticos que marcaron cátedra para luego llegar una infinidad de films con dichos elementos que a lo sumo se los podía etiquetar como correctos, pero que circulaban una y otra vez por los mismos terrenos. Es evidente, pero por si acaso lo digo, que los films fundamentales de ambos elementos fueron el Tiburón de Steven Spielberg y El exorcista de William Friedkin, por lo que centrándose en la presente cinta cabe indicar ya de entrada que se queda lejos tanto del mítico título citado como del previsible entretenimiento que podía haber sido, debido a la evidente falta de carnaza en una película que la pedía a gritos.

Leer más