Tomb Raider (2018)

Lara Croft es un personaje tan emblemático de los videojuegos como lo podría ser Super Mario o lo que en sus orígenes fue Pac Man; se trata de nombres tan asociados a su origen que aunque no se hubiese jugado mucho (o nada) con ellos, lo más básico para conocerlos es ya de cultura popular. En este caso parte con la ¿ventaja? de las dos entregas previas con este personaje que encarnó Angelina Jolie en 2001 y 2003, de las cuales en el mejor de los casos se puede decir que serían más o menos entretenidas, aunque en ninguna de las dos cintas se pueden encontrar los méritos para poder decir que sean algo digno de recordar más allá de la citada intérprete, que marcó el rostro de la protagonista para muchos espectadores (al menos en mi caso si tuviera que asociar al personaje con un rostro sería el de la Jolie, por más que el recuerdo de esos films queda ya difuso en el tiempo)

Leer más

El pasajero (The commuter)

Desde que triunfó hace una década con Venganza (Taken) la carrera de Liam Neeson le ha llevado a ser cabeza de cartel en multitud de títulos donde ejercía de maduro héroe de acción, de entre los cuales llama la atención su amigable relación con el director catalán Jaume Collet-Serra, que los ha llevado a que ambos hayan coincidido en Sin identidad, Non-Stop (sin escalas) y Una noche para sobrevivir, a la que se suma ahora esta El pasajero (The commuter) como su cuarta colaboración en común. Quien esté al tanto de la citada trayectoria de Neeson, que aqui vuelve a coincidir con el director con el que más ha trabajado en estos últimos años, no les causará asombro el hecho de encontrar en este caso un producto solvente orquestado para que se luzca su protagonista, que vendría a ser casi como uno de los trabajos previos de estos dos (Non-Stop) pero cambiando del escenario aéreo de un avión al de un tren suburbano.

Leer más

Ferdinand

Esta no pasaría de ser una película de animación más si no fuera porque enseguida me llamó la atención cuando me enteré de que hasta Franco la consideró anti-española. En mi caso tengo que admitir que estoy en contra de esa “supuesta” Fiesta Nacional que son las corridas de toros, por lo que al enterarme enseguida llamó mi atención. De todas maneras permitirme poneros en antecedentes: La historia de Ferdinando es una obra infantil de Munro Leaf que fue publicada en 1936. La misma llamó la atención incluso del famoso Walt Disney que realizó un par de años después un corto de animación que la adaptaba, el cual ganó el Oscar en dicha categoria en 1939. Hasta aqui sería todo normal y corriente, pero en la época en que vieron la luz tanto la historia original como su primera adaptación el mundo estaba revuelto por culpa del tristemente conocido Adolf Hitler en Alemania y de ese aún no olvidado Francisco Franco en España.

Leer más

Cars 3

Cuando al finalizar la película le dí una breve opinión sobre este film al compañero que tuve en este pase me contestó si acaso esperaba otra cosa de la tercera parte de una película sobre coches. ¿Otra cosa? Para ser sinceros hace tiempo hablar de Pixar era hablar de los dioses de la animación, aquellos que te podían hacer perfecto cualquier cosa que imaginaras, y encima con historias que eran del tono ingeniosas, sin recurrir (algo evidente en las secuelas) a las sensaciones transmitidas por los títulos previos. En su día admito que Cars me gustó bastante, pese a una historia tópica donde lo novedoso estaría en asistir a un esquema narrativo usual pero con coches como protagonistas. La cosa se torció en Cars 2, que fue para mi una decepción no por su apartado técnico (ahí volvieron a cumplir bien) sino por su absurdo homenaje a la saga Bond (otra que también tiene tópicos como para parar un tren) unido al hecho de darle más tiempo al personaje de Mate, la vetusta grua amiga del protagonista y que (seamos claros) es lo más irritante que ha habido desde el muy cansino Jar-Jar Binks de las precuelas de Star Wars.

Leer más