Dumbo (2019)

En esa línea habitual que ha tomado Disney en los últimos tiempos de realizar remakes en «acción real» (un concepto igual algo «genérico» para según que ejemplos) este año 2019 tendremos tres títulos, este Dumbo que ahora se estrena dirigida por Tim Burton a la que habrá que añadir en verano las nuevas versiones de Aladdin de Guy Ritchie y El Rey León de Jon Favreau (siendo esta a la que me refería antes respecto a lo genérico de encuadrar estas nuevas versiones como de «acción real», ya que está muy claro el CGI tan solo con haber visto el trailer) He de admitir que tenía curiosidad en el presente caso porque estamos hablando de un título original que queda algo más lejano en el tiempo (1941) frente a los otros dos citados que veremos a lo largo de este año, que vieron la luz en versión animada en la década de los años 90, lo que los hace más presentes en el imaginario colectivo.

Leer más

El regreso de Mary Poppins

Fuí a ver El regreso de Mary Poppins hace ya unos días, pero había embargo sobre las críticas, me imagino que motivado para que no se solaparan con el estreno Disney de esa semana (que era Ralph rompe internet) De hecho fuí a verla el día antes que Spider-Man: Un nuevo universo aunque yo pensaba que me gustaría más la del arácnido que esta porque daba cierto aire de producto fuera de su época (el mundo y la sociedad ha cambiado bastante desde aquel lejano 1964 cuando se estrenó el film original) Mientras que la cinta animada de Spider-Man no me convenció tanto como yo pensaba, la sorpresa la tuve con esta secuela, que me gustó más de lo que yo esperaba (en lo cual creo que actúa mucho el «efecto nostalgia», porque la película original recuerdo que fue una de las primeras que me llevaron a ver al cine en un doble programa de reestrenos donde también estaban Los aristogatos)

Leer más

Ralph rompe internet

En algunas ocasiones uno va al cine con unas específicas expectativas para que luego el resultado final no sea lo esperado, pero tras asumir los parámetros que te ofrece la historia, su secuela mejore bastante al original porque uno ya asume por donde «cogerla». Esa condición puede pasar (y de hecho lo reconozco) con todo tipo de cintas, cuyas secuelas pueden mejorar al original porque uno ya asume lo que va a ver (habrá quien se decante porque una buena secuela también puede servir para mirar el film original con otra perspectiva) De todas maneras hay otros detalles bastante importantes, como por ejemplo el doblaje, y eso es lo que puede repercutir en que en su día ¡Rompe Ralph! la catalogué como un mero entretenimiento por momentos demasiado infantil, en la que el personaje de Vanellope se me hizo especialmente irritante, y es que la ví doblada, mientras que esta secuela la he podido disfrutar en un pase previo en versión original subtitulada.

Leer más