Detenida ebria tras sufrir un accidente y abandonar a su acompañante fallecido

 

La conductora fue encontrada unas tres horas más tarde de tener la colisión en un bar de carretera, con otro de los pasajeros del coche accidentado

Los accidentes de tráfico con víctimas provocados por el consumo de alcohol son -desgraciadamente- frecuentes. Pero el comportamiento que este factor puede llegar a provocar en sus protagonistas nunca dejará de dar sorpresas. La última se vivió la pasada madrugada en Cuevas del Campo. Una conductora ebria abandonó a uno de los pasajeros de su coche que falleció tras sufrir una colisión.

El accidente tuvo lugar alrededor de las tres de la madrugada en una carretera comarcal que une las localidades de Torreperogil y Baza. La conductora, que viajaba con dos hombres, perdió el control del vehículo, sufrió una salida de vía y colisionó con un talud. Ella y el hombre que viajaba en el asiento del copiloto sólo sufrieron heridas leves. Pero el joven -27 años- que viajaba en la parte trasera del vehículo murió. Quedó atrapado entre el amasijo de hierros.

No avisaron a la Guardia Civil de lo ocurrido. La razón se encuentra aún en fase de investigación. Pero sí que ambos abandonaron el cadáver y comenzaron a caminar por el margen de la carretera en dirección a una estación de servicio. Un testigo afirmó a la Guardia Civil que los vio caminando sobre las tres de la madrugada. Tres horas y media más tarde, la Guardia Civil recibió una llamada que alertaba del accidente. La pareja se encontraba en un restaurante-hotel de carretera con evidentes signos de haber sufrido un accidente.

Positivo

Los Bomberos de Baza y la Guardia Civil acudieron al punto kilométrico donde tuvo lugar la colisión y rescataron el cuerpo sin vida del pasajero del coche. Fue identificado con las iniciales de R. L. P., de 27 años, y natural de la localidad de Guadix. Los médicos del 061 que acudieron al lugar sólo pudieron certificar su muerte.

A ocho kilómetros del lugar del accidente, en la estación de servicio, los agentes detuvieron a la conductora del vehículo después de realizar la prueba de alcoholemia. Unas cuatro horas después el nivel de alcohol en sangre detectado era constitutivo de un delito. Las causas del abandono, de no avisar a la Guardia Civil y, sobre todo, el motivo de parar en la estación de servicio.

La conductora, de 39 años, identificada con las iniciales de A. M. P. M. fue puesta a disposición del juez por un delito contra la seguridad del tráfico. El otro pasajero que sobrevivió al accidente quedó exento de responsabilidad.

Fuente | ideas.es

Dame más

-- Publicidad --