Holmes & Watson

Sherlock Holmes y su gran universo es sin duda todo un clásico que a lo largo de las décadas se las ha visto de todos los colores, bien sean con las adaptaciones más o menos fieles a las obras de su creador (Sir Arthur Conan Doyle) o bien sean variantes de todo tipo y condición en donde sus andanzas han ido más allá de la intriga implícita en su base, para entrar en todo tipo de estilos (de comedia a fantástico o ciencia-ficción pasando por la modernización de su mundo o enfrascándolo en todo tipo de aventuras más o menos canónicas, divertidas o dignas de algún tipo de mención) Si nos ceñimos, al igual que el presente título, al género de la comedia, destacaría la película Sin pistas (1988), en la que Michael Caine y Ben Kingsley eran Holmes y Watson en una cinta donde se invertian los roles característicos de este popular dúo con un divertido resultado tan efectivo como simpático.

En tiempos más recientes las adaptaciones de mayor éxito han sido la serie de televisión Sherlock (en la que se hacia una bastante acertada actualización de su base literaria) y las dos películas dirigidas por Guy Ritchie con Robert Downey Jr. como el popular detective y Jude Law como Watson. En ambos casos se jugaba en ocasiones con la comedia con resultados más o menos efectivos, que se hacían más claros en las cintas de 2009 y 2011, las cuales gozan tanto de detractores como de defensores, si bien en términos generales las aceptaron bien tanto la crítica como el público. Sería justo por aquel entonces cuando también empezó a dar vueltas el proyecto de la presente película.

Leer más

Feliz día de tu muerte 2

A finales de 2017 se estrenó una de esas películas que pueden parecer en principio simple material de relleno, pero que me sorprendió por su ingenioso tratamiento. Me refiero, como es evidente, a Feliz día de tu muerte, un título muy sencillo y sin pretensiones que sabía entrelazar con bastante acierto ese slasher tópico de toda la vida en medio de un bucle temporal cual si fuera la emblemática Atrapado en el tiempo, con lo cual quedaba dotada de un toque simpático y distintivo que la hacía novedosa en su premisa (aunque el resultado final no fuera más allá del simple entretenimiento) En eso debió de depender su inmenso éxito, ya que costando más o menos apenas cinco millones de dólares, multiplicó por 10 esa cifra tan solo en la taquilla norteamericana, recaudando 125 millones de dólares a nivel mundial.

Leer más

Álita: Ángel de combate

Adaptar un manga es una tarea siempre complicada en Hollywood, de la que los fans suelen dar buena cuenta en el momento de su estreno. En el caso del presente film la obra adaptada sería Gunnm de Yukito Kishiro, la cual encandiló en su momento a James Cameron hasta el punto de llevar casi dos décadas en la intentona de sacar adelante su adaptación en película. Al final se ha quedado como productor dejando en la silla de director a Robert Rodriguez, pero conociendo la forma de ser y el caracter más bien perfeccionista del responsable de títulos como Titanic o Avatar me imagino que sus directrices habran estado muy presentes en el resultado final, el cual valoro solamente como la película que al final es, ya que no me he leído el manga en el que está basada (dejo para otros el juzgar su fidelidad -o no- hacia las viñetas que le dieron origen)

Con la polémica previa de los “ojos grandes” de la protagonista, esta película tenía que haberse estrenado en un inicio el pasado verano del 2018 para luego sufrir otro retraso que la llevó hasta la temporada de estrenos navideños, al que siguió otro que la situó (ya de una manera definitiva) en febrero de este año. Con todo ello mis expectativas no eran muy altas, estando más o menos a la altura de la de Ghost in the shell, otra adaptación de estética similar, por lo que me ha resultado agradable el encontrar una película del todo espectacular a nivel visual (la ví en un pase en 3D, y sin duda le hace justicia) y bastante amena (si bien no redonda) a nivel argumental.

Leer más

La Lego película 2

Si hace cinco años me llevé una inesperada sorpresa con La Lego película (que reconozco que fuí a ver pensando que tan solo me encontraría con una tonteria infantil de cara a vender juguetes de la citada marca comercial, para luego resultar un gran espectáculo de diversión y entretenimiento); las expectativas ante su secuela eran muy altas, si bien era asumible que se perdería parte de esa sorpresa de lo que fue una novedad en su momento (algo que ya era un poco evidente en el spin-off que se hizo del Batman visto en la primera película, y que sin duda era uno de sus secundarios más carismáticos) Pese al cambio de director (Mike Mitchell, el responsable de -por ejemplo- la más floja entrega de Shrek), el duo original responsable del primer film (Phil Lord y Christopher Miller) se mantienen como productores, lo cual pienso que habrá influido en que el resultado final sea bueno aunque ya no tanto.

Leer más