X-Men: Fénix Oscura

De los mutantes de Marvel hay que reconocer que Fox ha hecho films para todos los gustos: tenemos la trilogia inicial, la de Lobezno y esa trilogia precuela (que con el presente título deja de serlo, porque ya es el cuarto) a lo que añadir las dos entregas de Deadpool. La calidad de esa docena de cintas (contando la presente) ha sido variable, con picos de bastante validez pero también con agujeros de la indiferencia más absoluta. Aunque fuera Bryan Singer quien comenzó esta franquicia hace ya casi 20 años, el hecho de ser el director que se ha encargado de más entregas (cuatro hasta el momento) no ha sido obstáculo para que se haya equivocado, como dejó patente en Apocalipsis, la entrega previa a esta. Por eso que el cambio a Simon Kinberg, el director de esta entrega que hasta ahora había actuado como productor de esta franquicia, dejaba las puertas abiertas a que el resultado final fuera a mejor… o empeorara (insisto en que son 12 películas donde ha habido de todo) Afortunadamente hay más de lo primero que de lo segundo.

En esta X-Men: Fénix Oscura siguen la misma evolución por décadas que en las secuelas previas, de tal manera que si Primera Generación estaba ambientada en los años sesenta, Dias del futuro pasado en los años setenta y Apocalipsis en los años ochenta, la de ahora nos situa en 1992. Se cierra esta extensa saga, a la espera de que sea relanzada por Disney una vez la integre en el universo Marvel cinematográfico, y lo hace intentando corregir errores previos, al volver a una historia ya vista en X-Men 3: La decisión final.
Leer más

Vengadores Endgame

Si el año pasado Vengadores Infinity War se convirtió en una de las mejores películas de superhéroes de toda la historia, su muy notable colofón final podría ser sin duda esta Endgame, hasta el punto de que ambas forman un díptico que las convierten en las dos mejores cintas de superhéroes que he podido disfrutar en la gran pantalla. Porque esa sería otra: estamos ante un título que está hecho por y para ser visto en una pantalla de cine (al menos la primera de un muy indeterminado número de veces que variará según cada espectador) Asimismo sería un film del que se ha hecho una acertada campaña de marketing, tan solo adelantando lo mínimo de lo mínimo, por lo cual tenía muy claro cuando entré a la sala que iba abierto a todo tipo de opciones, y tengo que afirmar que las cosas no fueron tan previsibles como esperaba yo, pese a que me quedo con un guiño que creo que «justifica» el resto.

Leer más

Spider-Man: Un nuevo universo

Muchas veces he admitido que mi blog existe por mi afición a Spider-Man desde el estreno de su primer film en 2002. Ese y su secuela (que tienen guiños en esta película) se puede decir que fueron los que más me convencieron, sin por eso olvidar los parciales aciertos de todas las secuelas, reboots, etc. que han venido a continuación, pero en los que el personaje ya iba cambiando hacia otra cosa. O quizás soy yo…

La cuestión es que cuando se anunció que estaba en marcha este título mi primera impresión es que era una simple jugada por parte de Sony para seguir exprimiendo más el filón arácnido, con el handicap de que el protagonista de esta «versión» era Miles Morales, nacido en el universo Ultimate pero trasladado al de toda la vida, si bien ha sido un personaje al que no he seguido porque (llamarme carca) yo me identifico con Peter Parker y no veía la necesidad de este arácnido de «segunda» generación (aunque se comprende de cara a ampliar su mitología para asi hacerla accesible a las nuevas generaciones, con un protagonista más joven y sin la pesada losa de la continuidad)

Leer más

Ralph rompe internet

En algunas ocasiones uno va al cine con unas específicas expectativas para que luego el resultado final no sea lo esperado, pero tras asumir los parámetros que te ofrece la historia, su secuela mejore bastante al original porque uno ya asume por donde «cogerla». Esa condición puede pasar (y de hecho lo reconozco) con todo tipo de cintas, cuyas secuelas pueden mejorar al original porque uno ya asume lo que va a ver (habrá quien se decante porque una buena secuela también puede servir para mirar el film original con otra perspectiva) De todas maneras hay otros detalles bastante importantes, como por ejemplo el doblaje, y eso es lo que puede repercutir en que en su día ¡Rompe Ralph! la catalogué como un mero entretenimiento por momentos demasiado infantil, en la que el personaje de Vanellope se me hizo especialmente irritante, y es que la ví doblada, mientras que esta secuela la he podido disfrutar en un pase previo en versión original subtitulada.

Leer más