Bumblebee

La saga Transformers se ha caracterizado por ir poco a poco a peor, sobretodo por ser paulatinamente más apabullante (en el peor de los sentidos), provocando que cuanto mayor era el exceso, menor era el interés de la audiencia. A ese progresivo declive supongo que habrá influido el haber dejado las cinco películas (hasta la fecha) en manos de Michael Bay, un director no precisamente muy sutil y amigo de los excesos visuales (algo evidente en esta saga), lo que finalmente se ha vuelto en su contra, con unos resultados cada vez inferiores en cuanto a la taquilla. A unas películas que siendo muy magnánimos uno podría tildar tan solo de “toscos” entretenimientos, Bay las dilataba más allá de las dos horas de duración, lo que para el espectador equivalía más a una prueba de aguante que a un verdadero disfrute.

Pero como los números siguen cuadrando (en el sentido de que siguen lo suficientemente rentables) ahora se ha decidido hacer un spin-off de uno de los robots más populares del grupo (ese Bumblebee que da título a esta película) cambiando también en la silla del director al ya muy cansino Bay por Travis Knight. El resultado se nota sin ninguna duda bastante mejor, siempre asumiendo el tipo de film que es, pero lejos de los excesos del resto de entregas y teniendo como primordial objetivo el entretener al espectador sin agobiarlo ni marearlo (pese a que la mano de Bay como productor se hace evidente, parece que ha prevalecido la del también productor Spielberg, con el claro objetivo de realizar una película más familiar)

Leer más

La guerra del planeta de los simios

Es poco usual que una tercera entrega de una saga consiga llegar a la misma altura que sus predecesoras, o incluso llegar a superarlas. De hecho son muchas las que estiradas debido a su rentabilidad han dado evidentes muestras de desgaste llegados a este punto. Si además de eso encima estamos hablando de un reboot de un título clásico de la ciencia-ficción que sería precuela del mismo, las posibilidades de que sea aceptable una tercera entrega son más bien escasas, porque de forma evidente la novedad brilla por su ausencia. Pero como en esta vida nada es 100% del todo fiable, tengo que admitir que La guerra del planeta de los simios es casi la mejor entrega de esta trilogia de reinicio que tuvo la popular saga desde el exito en 2011 de la inicial El origen del planeta de los simios que continuó tres años después con la posterior El amanecer del planeta de los simios, y que finaliza con la presente entrega (o al menos eso espero)

Leer más

Alien Covenant

Lo admito: a mi Prometheus me gustó teniendo en cuenta que lo previo habian sido los dos lamentables cruces con Depredador. Y supongo yo que si esta secuela viniera firmada por (casi) cualquier otro director se podría admitir que cumple por la mínima. Pero es que en este panorama actual en el que parece que las secuelas y/o precuelas tienen que ser en el fondo remakes más o menos encubiertos de los films que iniciaron las susodichas sagas (y lo escribo pensando en Star Wars Episodio VII: El despertar de la fuerza) aqui el señor Ridley Scott demuestra ser tan inteligente como George Lucas, y si el otro creo una franquicia que se retroalimenta a si misma, otro tanto ocurre aqui con un film bastante decepcionante que DE NUEVO vuelve a seguir el esquema de la primera película de hace ya casi 40 años, sin molestarse a pensar que con sus secuelas (fueran mejores o peores, eso depende del gusto de cada cual) y sus variantes de todo tipo (por ejemplo la reciente Life, al menos más imaginativa que esta) han demostrado que es necesario innovar en vez de girar una y otra vez sobre los mismos conceptos y fórmulas (aunque claro, si el público responde ellos van con más de lo mismo)

Leer más

Animales fantásticos y donde encontrarlos

Quien a estas alturas no sepa quien es Harry Potter debe haber vivido en una profunda cueva desde hace más de una década, ya que tras su éxito literario (7 libros editados entre 1997 y 2007) y en la gran pantalla (8 películas que adaptan los susodichos libros, la última divida en dos entregas, y que se extendieron de 2001 a 2011) se ha convertido sin duda en la rentable franquicia que es, y que ha hecho millonaria a su creadora J.K.Rowling. Lo más cómodo en situaciones así es la creación de secuela tras secuela hasta que el público se harte, lo que luego pasa a desembocar en un reboot y/o remake y vuelta a empezar (¡la de veces que nos quejamos de la poca imaginación que tienen los de Hollywood!)

Con los grandes beneficios que han dado los films en Warner querían seguir exprimiendo el filón, pero a la espera de si se adapta o no la obra de teatro Harry Potter y el legado mortal (la idea es hacerla, pero es que en ella el famoso mago ya es un hombre adulto y padre de familia) nos ofrecen un spin-off / precuela (que cada uno lo tome como quiera) que consigue insuflar nuevos aires a una franquicia que quizás estaba cayendo demasiado en lo esquemático al estar centrada siempre en los mismos personajes (Harry Potter y su círculo de amigos / enemigos) y en los mismos escenarios (de Hogwarts creo que se ha pasado hasta por su rincón más recóndito), cuando ahi se adivinaba un universo que daba para mucho más (sirva de ejemplo la saga de Star Wars, que ahora en manos de Disney seguro que se va a expandir hasta que no quede nada sin mostrar y yendo más allá de los Skywalker… o eso espero)

Leer más