Madre!

Darren Aronofsky es uno de esos directores cuyas obras no aceptan término medio, de tal manera que o bien las alabas o bien las odias. No se ha caracterizado por hacer mucho cine comercial, siendo la de Cisne Negro (esa por la que ganó un merecido Oscar a mejor actriz Natalie Portman) su cinta con mayor repercusión reciente. Dentro de su filmografía hay de todo, aunque tengo que admitir que sus últimos títulos me habían convencido lo suficiente, como Noé, El luchador o la antes mencionada Cisne Negro, pese a que comprendo muy bien a aquellos que no acaban de comulgar con el estilo de este director, ya que sus obras no son sencillas. Justamente por eso no me extraña los abucheos que parece ser que tuvo el presente film en su presentación en el Festival de Venecia, aunque recordándolo me hizo gracia vivir yo justo con lo contrario al pase al que asistí, el cual finalizó con unos aplausos inesperados, que me dejaron sorprendido.

(más…)

Dame más

-- Publicidad --

Kingsman: El círculo de oro

Recuerdo cuando ví en su estreno Kingsman: Servicio secreto que me sorprendió encontrar una película con altas dosis de entretenimiento teniendo en cuenta que de entrada parecía tan solo una parodia más dentro del género de espias. Su fenomenal resultado en taquilla (por apenas unos 80 millones de dólares recaudó a nivel mundial más de 400) hacía previsible la secuela, la cual nos llega ahora repitiendo el mismo director (Matthew Vaughn) que ya parece experto en adaptar comics en general (suya es X-Men: Primera generación) y con guión de Mark Millar en particular (dirigió la primera entrega de Kick-Ass, no así la segunda)

Intentando, como toda secuela que se precie, llevar un paso más allá todo lo destacable del film inicial, hay que admitir que lo consigue en función de que el espectador no analice lo que está viendo en pantalla ya que, en caso contrario, las incoherencias argumentales derriban la propia lógica de la historia (por más que siga siendo una parodia con mayor o menor gracia, dependiendo de cada espectador, hay detalles que evidentemente no citaré pero que resultan un tanto forzados) Y es que esta secuela, que salvo que sea un desastre en taquilla generará seguramente una nueva entrega, tiene evidentes aciertos y fallos en sus un tanto excesivos 141 minutos, siendo más evidente lo segundo en lo poco que aprovecha algunos personajes teniendo en cuenta todo el tiempo del que dispone.

(más…)

Dame más

El otro guardaespaldas

Para ser sinceros ya desde el principio lo primero que hay que aclarar es que estamos ante una película sencilla y simple (en todos sus aspectos) que consigue remontar hasta el aprobado justo gracias al elenco con el que cuenta. Y es que aparte de sus dos protagonistas Ryan Reynolds y Samuel L.Jackson también tenemos secundarios como Salma Hayek, Gary Oldman, Joaquim de Almeida o Elodie Yung (Elektra en la serie Daredevil de NetFlix), lo que quizás pueda llevar a pensar como es que se hace una película tan tópica con un reparto tan destacado. Pero eso sería una pérdida de tiempo aunque al menos si que hay que agradecer a este El otro guardaespaldas de que sea un título honesto al que hay que valorar como lo que es (un simple entretenimiento veraniego), ya que tampoco aspira a otra cosa.

Su argumento es tan sencillo como esquemático, ya que estamos ante una mezcla entre buddy movie y road movie tomando de lo primero el clásico duo de personajes más bien antagónicos que tendrán que limar asperezas para conseguir un objetivo común y de lo segundo el hecho de que todo ello transcurrirá en un accidentado periplo que tienen que recorrer juntos. Se trata, como resulta evidente, de fórmulas que el espectador experimentado ya ha visto en un montón de títulos previos, por lo que el mérito radica en que lo que es previsible se haga al mismo tiempo entretenido, siendo en ese punto donde este film consigue sus mejores resultados gracias a la gran química entre su duo protagonista: Ryan Reynolds y Samuel L.Jackson.

(más…)

Dame más

Verónica

Tengo que admitir que me decanté por esta película por el nombre de su director, que quien no se haya percatado fue el responsable de la tercera entrega de Rec y co-director de las dos primeras. Si en aquella conocida saga el objetivo eran los zombis (o infectados rabiosos) en una relectura del género que propició hasta tres secuelas (de las que Plaza se encargó de las antes mencionadas), en este caso se decanta por adaptar dos sucesos reales de características paranormales que tuvieron lugar a principios de los años 90 en el barrio de Vallecas y en Embajadores, ambos en Madrid y que en el caso del primero tiene el “honor” de ser el único en el que incluso la propia policia ha tenido que admitir ciertos “hechos” de naturaleza indeterminada.

(más…)

Dame más