Misión Imposible: Fallout

22 años después de dar comienzo esta franquicia como adaptación de la homónima serie de televisión de los años sesenta, nos llega lo que sería ya la sexta entrega de la saga en la gran pantalla, por lo que el primer pensamiento de cualquier espectador sería preguntarse si es necesario y merece la pena. Es que son ya seis películas a cargo de cinco directores diferentes, siendo John Woo con la primera secuela el que obtuvo un peor resultado, que incluso hizo pensar si no habría finiquitado la saga. Por fortuna J.J.Abrams hizo una variante de su serie de televisión Alias en la tercera entrega que funcionó bastante bien, a las que siguieron las dirigidas por Brad Bird (M.I.: Protocolo Fantama) y Christopher McQuarrie (M.I.: Nación secreta), siendo en ambos casos dos secuelas que, dentro de su género, convencieron a crítica y público. De hecho es justo esta última, al convencer pese a ser ya una quinta entrega (lo que podría llevar a pensar si se habian agotado las ideas) la que motivó a no arriesgar y que repitiera como director Christopher McQuarrie, siendo el responsable de esta Misión Imposible 6 que lleva el título de Fallout.

Leer más

Ocean’s 8

¿Para qué arriesgar cuando se puede ir sobre seguro? Esa parece ser la tónica más predominante estos últimos años, donde casi todos los films que nos llegan con ánimo de reventar la taquillas son remakes, reboots, secuelas, precuelas o bien un poco de todo. ¡Ojo!, no seré yo quien me queje si la fórmula funciona, pero hasta cierto punto resulta un tanto decepcionante tener una idea preestablecida sobre una película, y que luego una vez vista la cumpla en cada uno de sus puntos. Eso podría ser quizás una crítica negativa hacia el presente film, lo cual sería inexacto porque estamos ante un título sin duda alguna entretenido. El problema radica en que si tienes que dar su valoración en unas pocas palabras lo más justo sería decir que “está bien, pero…”, siendo entonces cuando tienes que aceptar que no “es oro todo lo que reluce”.

Leer más

Los extraños: Cacería nocturna

El slasher es uno de esos géneros de los que se ha abusado TANTO que ahora mismo las novedades brillan por su ausencia, circulando por unos terrenos previsibles que dificultan la sorpresa del espectador veterano. En estas últimas cuatro décadas uno ya ha visto tantos serial-killers que han llenado de sangre las pantallas, que poco hay de destacable a día de hoy, y salvo los contados casos que han tenido algo de dignidad o algún detalle más o menos sorprendente y/o sugerente, el resto han sido las enésimas secuelas, reboots o remakes de éxitos pretéritos.

Como ejemplo de película de este género más o menos llamativa sobre las demás, una de las más recientes fue Los Extraños hace una década, por lo que resulta sorprendente que se hayan tardado diez años en sacar adelante una secuela, ya que lo rentable de la entrega inicial (sólo costó 9 millones de dólares, recaudando a nivel global más de 80) llevaba a la deducción de que lo aprovecharían antes (sirva de ejemplo por entonces el triunfo de otro título del género como Saw, ingenioso en origen pero luego abusivo en secuelas)

Leer más

Deadpool 2

Cuando hace un par de años se estrenó Deadpool sorprendió a muchos (entre los cuales me uno) al ofrecer un película de superhéroes que se cachondeaba sin problemas tanto de dicho género como de si misma. Conocido hasta entonces en España como Masacre, y sin ser ni mucho menos un personaje de mis preferidos de Marvel, a lo que añadirle al que yo pensaba inadecuado Ryan Reynolds (que hasta entonces había estado MAL en todas las películas basadas en comics en las que había participado) la primera entrega de Deadpool certificó que podian tener cabida en este género tanto el humor grueso (con dosis de cachondeo) así como la violencia explícita. Como es evidente el público respondió bien (si no sería raro el tener una secuela tan rápido) y con un escueto presupuesto de 58 millones de dólares (al menos para los que se gastan en este tipo de adaptaciones) logró casi 800 a nivel mundial así como ser la cinta con calificación R más taquillera de la historia en Estados Unidos. En resumen: todo un ÉXITO sorpresa muy merecido.

Leer más