Los extraños: Cacería nocturna

El slasher es uno de esos géneros de los que se ha abusado TANTO que ahora mismo las novedades brillan por su ausencia, circulando por unos terrenos previsibles que dificultan la sorpresa del espectador veterano. En estas últimas cuatro décadas uno ya ha visto tantos serial-killers que han llenado de sangre las pantallas, que poco hay de destacable a día de hoy, y salvo los contados casos que han tenido algo de dignidad o algún detalle más o menos sorprendente y/o sugerente, el resto han sido las enésimas secuelas, reboots o remakes de éxitos pretéritos.

Como ejemplo de película de este género más o menos llamativa sobre las demás, una de las más recientes fue Los Extraños hace una década, por lo que resulta sorprendente que se hayan tardado diez años en sacar adelante una secuela, ya que lo rentable de la entrega inicial (sólo costó 9 millones de dólares, recaudando a nivel global más de 80) llevaba a la deducción de que lo aprovecharían antes (sirva de ejemplo por entonces el triunfo de otro título del género como Saw, ingenioso en origen pero luego abusivo en secuelas)

Leer más

Deadpool 2

Cuando hace un par de años se estrenó Deadpool sorprendió a muchos (entre los cuales me uno) al ofrecer un película de superhéroes que se cachondeaba sin problemas tanto de dicho género como de si misma. Conocido hasta entonces en España como Masacre, y sin ser ni mucho menos un personaje de mis preferidos de Marvel, a lo que añadirle al que yo pensaba inadecuado Ryan Reynolds (que hasta entonces había estado MAL en todas las películas basadas en comics en las que había participado) la primera entrega de Deadpool certificó que podian tener cabida en este género tanto el humor grueso (con dosis de cachondeo) así como la violencia explícita. Como es evidente el público respondió bien (si no sería raro el tener una secuela tan rápido) y con un escueto presupuesto de 58 millones de dólares (al menos para los que se gastan en este tipo de adaptaciones) logró casi 800 a nivel mundial así como ser la cinta con calificación R más taquillera de la historia en Estados Unidos. En resumen: todo un ÉXITO sorpresa muy merecido.

Leer más

Un lugar tranquilo

Más que por “tranquilo” el “A quiet place” original sería Un lugar en silencio, siendo justamente eso (el SILENCIO como hecho primordial) una de las claves principales de una película pequeña en esencia pero grande en resultados. La historia se centra en otro mundo apocalíptico más, que en principio no tendría ningún tipo de aliciente que lo hiciera llamativo, pero John Krasinski (aqui tanto director como protagonista masculino) nunca nos explica las causas, aunque más o menos quedan sugeridas a medida que el relato avanza, siendo la mayor novedad ese silencio antes citado, ya que las criaturas que los amenazan atacan sin piedad a CUALQUIER sonido más o menos fuerte, lo que provoca a la familia protagonista el vivir en un mutismo casi total.

No es hasta que no lo analizas cuando te das cuenta del montón de ruido que un ser humano llega a provocar, por lo que imaginaros una situación como la planteada. En este caso se trata de una familia numerosa, con el citado Krasinski como padre de la misma y Emily Blunt como esposa (algo en lo que coincide en la vida real) a lo que añadir sus tres retoños, entre los cuales la hermana mayor cobra un especial protagonismo al ser sorda y tener un audífono que no acaba de funcionar bien, lo que lleva a que en ocasiones no sepa que sucede a su alrededor o el ruido que hace ella misma, con el evidente peligro que eso conlleva.

Leer más

Proyecto Rampage

Retitulada como Proyecto Rampage aqui en España (porque me imagino que el simple Rampage original no es lo suficientemente atractivo) nos encontramos con la adaptación de un veterano videojuego de los 80 cuyo objetivo primordial eran tres bicharracos bien grandes y toda la destrucción que pudieran dejar a su paso. Ante ese panorama previo no esperaba yo nada que fuera de relevancia especial y tengo que admitir que no me equivoqué, incluso con el matiz de que al pase al que asistí la copia no tenía subtítulos pese a ser en versión original, lo cual no es obstáculo reseñable porque estamos ante una película tan sencilla (en esencia) como las instrucciones para chupar una piruleta.

El responsable de este simplista y llano entretenimiento (ni es más ni aspira a más) es Brad Peyton, que coincide aqui por tercera vez con Dwayne Johnson, protagonista masculino de una de esas películas donde los personajes son poco menos que estereotipos: a el heróico primatólogo encarnado por el mencionado ¿actor? (aunque escasa diferencia hay con cualquier personaje suyo previo) hay que añadir la obligatoria compañera (Naomie Harris), a Jeffrey Dean Morgan haciendo una variante de su Negan de The walking dead, más una pareja de villanos que se hace tan previsible que no acabarán bien que incluso en el caso de ella hubo aplausos entre el público (cabe citar que en parte estamos ante una de las mejores escenas de la película)

Leer más