Reseña de la quinta temporada de Dexter sin spoilers

Es curioso que haga una reseña de una serie como Dexter, y es que parece ser un espectáculo sólo para una (inmensa) minoria, porque pese a que Cuatro ha intentado por tres años situar la serie en prime-time, nunca le ha acompañado el éxito necesario para continuar en ese horario, estando en la actualidad ocupando las madrugadas de los jueves (tras haber empezado su andadura en la de los martes). Sobra decir que ante tanta recomendación sobre la calidad de la misma la curiosidad me hizo decidirme a recuperarla por Internet, aprovechando sus pocas temporadas (tres en el momento en que tomé la decisión, a punto de comenzar la cuarta) Tengo que indicar que fue su escasez de capítulos lo que me decidió a ello, porque por ejemplo también me gustaría ver toda Buffy Cazavampiros, serie que descubrí por primera vez en Clan desde que tengo TDT, y de la que he visto las temporadas 5 a 7, pero de las que me quedarían por ver el resto. Pero como ya son más episodios por temporada, pues como que me da un poco de pereza por el tiempo que eso implica.

Pero vamos a centrarnos, estaba hablando de las andanzas del emblemático antihéroe encarnado por Michael C.Hall con una maestría tal que hace difícil imaginarse al personaje con otro rostro que no sea el suyo. Como he indicado más arriba recuperé las tres primeras temporadas de la serie por Internet en versión doblada… y a partir de ahí tengo que reconocer mi adicción total al personaje: mucho se ha hablado sobre él, y lo único que se puede hacer a estas alturas es que auténticos creyentes como yo lo soy inviten a quien no conozca al simpar Dexter a descubrir al que probablemente se le pueda catalogar como ¿el mejor personaje surgido de una serie de televisión en los últimos años? No me atrevería a tanto (no sigo tantas series como quisiera o pudiera, aunque entre las que si veo está otro genio como el doctor Gregory House encarnado por Hugh Laurie)… pero no creo que me quede muy lejos. Y es que aunque resulte difícil el sentir empatía hacia un personaje que en el fondo no deja de ser un frio asesino en serie, las andanzas del carismático Dexter nos lo han hecho pasar realmente mal en aquellos momentos en que ha estado en una situación tensa (con especial mención para el final de la cuarta temporada, que para los seguidores de la serie se puede catalogar de AUTÉNTICA OBRA MAESTRA)
(más…)

Dame más

-- Publicidad --

Logos Mongolos de estaciones Dharma que nunca existieron (o sí) Vol. 17

Pues nada, mañana hay doble capítulo y se acaba la temporada… y van cinco. Así que nada, a ver qué tienen preparado para los devotos fanses como nosotros.

De entrada, el capítulo se titula The Incident, con lo que ya sabemos por dónde van a ir los tiros y sobre todo, con qué estación dharma podría estar relacionada…

Tiruriruri…
Tiruriruri…
Tiruriruri…

Chanchanchan…
Chanchanchan…

(más…)

Dame más

Logos Mongolos de estaciones Dharma que nunca existieron (o sí) Vol. 16

Ya pasó el capítulo 100 y… er… pues bueno, bien, muy explícito y educativo. Mañana habrá otro y a ver si continúa la línea, la verdad es que a mí la quinta temporada me está haciendo recuperar un poco la fe.

Logo mongolo: Hoy, el que utiliza la gente Dharma cuando tiene un problema y no encuentra al Equipo A y no puede contratarles; en estos casos lo que hacen es pillar una linternica y…

Tiruriruri…
Tiruriruri…
Tiruriruri…

Chanchanchan…
Chanchanchan…

(más…)

Dame más

Logos Mongolos de estaciones Dharma que nunca existieron (o sí) Vol. 15

Bueno, vuelta a las andadas, a ver, por ahí dicen que el capítulo de mañana es la pera limonera porque es el número 100 así que agarraros las partes redondicas que posea vuestra anatomía y a ver que pasa. Y recordad también que la semana pasada no hubo capítulo pero echaron un especial resumen que podéis pillar AQUÍ, yo aún no lo he visto porque voy a hacer sesión doble, pero bueno supongo que será útil y enriquecedor y dejará el pelo suave.

Pero bueno, vamos a lo que toca como vispera: el logo mongolo, que hoy refleja que realmente todo lo que ocurre en la isla no es sino producto de una conspiración judeomasónica y contubernio, como decía el-que-no-debe-ser-nombrado…

Tiruriruri…
Tiruriruri…
Tiruriruri…

Chanchanchan…
Chanchanchan…

(más…)

Dame más