Underworld (5): Guerras de sangre

La primera entrega de la saga Underworld no la ví hasta su estreno televisivo, porque en su momento pensé que no merecía la pena de ir a verla al cine, pero tras ello me dí cuenta de mi error, por lo que la secuela si la ví en la gran pantalla. Lo mejor que se puede decir de esa continuación es que era coherente con lo anterior, aunque tampoco ninguna maravilla, lo que luego dejó evidente la posterior entrega, una precuela bastante olvidable. La protagonista de las dos primeras (Kate Beckinsale) no estuvo en la tercera, pero como esta ha sido la saga más rentable donde ha participado (lo cual ya sé que no es decir mucho) volvió para la cuarta, siendo el verla a ella en un ceñido traje de cuero casi la única justificación para perder el tiempo con aquella película indigna de llegar a salas de cine.

El mejor aliciente que tiene este nuevo episodio en la saga es que al inicio te hacen un resumen en breves momentos de todas las películas anteriores (bueno, menos la precuela, que se ve que esa no cuenta) lo que la acerca aún más a ese parecido de serial que he citado. A partir de ahi no hay nada más que una repetición de lo ya visto antes, sin novedades dignas de mención y más bien mostrando a las claras las carencias de una franquicia que ya no da para más. Aún así no sería de extrañar que quisieran alargar aún más la cuerda porque el barato presupuesto de estas películas (esta en particular apenas 35 millones de dólares) hace que sea una inversión facil de amortizar a menos que hubiera un descalabro total en todo el mundo.

(más…)

Dame más

-- Publicidad --

Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás

Cuando ví el anterior film de este personaje hace unos cuatro años ya cité que era un compendio de clichés y tópicos servidos con un entretenimiento correcto, aunque para nada sorprendente. Como la cosa funcionó (recaudó a nivel mundial 218 millones sobre un coste de 60), y de Jack Reacher ya hay más de 20 novelas donde elegir (su autor y creador, Lee Child, parece que ha sido prolífico) se ha escogido en esta ocasión Never go back para llevar a cabo esta secuela, en la cual de nuevo Tom Cruise se convierte en héroe de esta segunda franquicia que tiene abierta en el género de acción (la otra sería la de su personaje de Ethan Hunt en Misión Imposible)

En esta ocasión se ha cambiado la silla de director, sustituyendo al inicial Chris McQuarrie por el más artesano Edward Zwick, el cual basta con ver su carrera para darse cuenta lo más que nos puede ofrecer es un trabajo discreto y más o menos logrado que entretenga lo justo pero sin aportar nada nuevo digno de mención (me imagino que McQuarrie no ha repetido al estar ya en marcha Misión Imposible 6, en la que repetirá el cargo que tuvo en la notable quinta) Lo que si repite es su presupuesto (60 millones de dólares) lo que deja claro una intención de más o menos sacar lo mismo y arriesgar lo mínimo, sensación aún más evidente al acabar de ver esta secuela que no engaña: es tan simple como aparenta ser.

(más…)

Dame más

Bridget Jones’ baby

Ante el estreno de una secuela la duda siempre suele ser si la misma era necesaria. En el caso que nos ocupa se trata además de una muy tardía, ya que el film previo fue hace ya 12 años (y el inicial hace 15) Pero si la misma autora ya hizo una continuación literaria hace un par de años, ¿porqué no hacer la película correspondiente, aprovechando que la carrera de su protagonista ha sido más bien anódina fuera de este personaje? Pues no, lo primero de todo sería dejar claro que el ¿argumento? del presente título va por libre, aunque dejan las puertas abiertas a que el citado libro sea la base para una hipotética cuarta película.

El primer error que tiene esta película sería la duración: si los previos que SI adaptaban material literario rondaban los 105 minutos, este dura más de dos horas (122 minutos), y teniendo en cuenta su MUY BÁSICA sinopsis (Bridget Jones se queda embarazada y no sabe cual de sus dos galanes será el padre de la criatura) está claro que le sobran minutos (de hecho Colin Firth ya tuvo que lidiar con una premisa muy similar en Mamma Mia!, la cual si tenía un metraje adecuado y no estirado) Pese a ello no se puede decir que sea una decepción, pero su mera existencia no la hace una necesidad, aunque en la actualidad en que la nostalgia es material mercantilista, intentar repetir un éxito del pasado parece que sea el desesperado deseo de todo productor… y no siempre con acierto.

(más…)

Dame más

Star Trek: Más Allá

Tengo que reconocer que soy simpatizante (que no fan) de la saga Star Trek pero aunque hay algunos aficionados que reniegan de ella, el reboot que realizó J.J.Abrams en 2009 me parece que consiguió insuflarle vida a una saga ya un tanto caduca (sobretodo por la edad de muchos de los miembros de la serie original sesentera (*)) algo que el propio director superó en su secuela, que me parece todavía mejor (es curioso que tras gozarla estaba estusiasmado con la idea de que J.J.Abrams fuera el responsable de Star Wars: El despertar de la fuerza porque me imaginaba algo así, cuando luego fue más bien un remake del Episodio IV de 1977)

Ante no poder hacerse cargo de esta tercera entrega de la saga para la gran pantalla, Abrams se quedó como productor, delegando la silla de director en Justin Lin, cuya mayor referencia hasta la fecha había sido varias entregas de la franquicia Fast and furious. Hay que decir que el cambio es tanto positivo como negativo, ya que el trabajo de Lin es claramente continuista del previo de J.J.Abrams, aunque por contra también es cierto que no aporta novedades dignas de mención para el seguidor habitual de esta saga, lo que no priva para ofrecer a cambio una aventura vibrante y enérgica.

(más…)

Dame más