Dunkerque

La nueva película de Christopher Nolan como director es una historia bélica tan bien desarrollada como concreta en sus intereses, lo que se nota en un muy ajustado metraje de apenas 107 minutos. Narrada bajo tres puntos de vista diferentes que englobarían todos los frentes de un conflicto armado (tierra, mar y aire) cada uno de ellos tiene sus propios personajes, que vendrían a englobar una pequeña muestra de lo que significa una guerra para ese héroe anónimo que lo único que busca es lo más básico: sobrevivir y ayudar en la medida de lo posible (sin ese ensalzamiento patriótico que suele tener asociado el género bélico)

Los protagonistas de esas tres historias son un grupo de soldados que llegan a la playa del título con la clara intención de conseguir salir de allí con vida (por tierra), un pequeño barco particular que intentará salvar a cuantos más soldados mejor (por mar) y unos aviones que intentarán evitar que las playas de Dunkerque no se tiñan de aún más sangre (por aire) Esos tres relatos tienen además su propio desarrollo temporal, ya que transcurren en una semana, un día y una hora respectivamente, y todos ellos confluyen en un trepidante final si bien sus historias se irán entrelazando a medida que avanza el film, lo que permitirá ver algunas de las situaciones desde varios puntos de vista.

(más…)

Dame más

-- Publicidad --

La guerra del planeta de los simios

Es poco usual que una tercera entrega de una saga consiga llegar a la misma altura que sus predecesoras, o incluso llegar a superarlas. De hecho son muchas las que estiradas debido a su rentabilidad han dado evidentes muestras de desgaste llegados a este punto. Si además de eso encima estamos hablando de un reboot de un título clásico de la ciencia-ficción que sería precuela del mismo, las posibilidades de que sea aceptable una tercera entrega son más bien escasas, porque de forma evidente la novedad brilla por su ausencia. Pero como en esta vida nada es 100% del todo fiable, tengo que admitir que La guerra del planeta de los simios es casi la mejor entrega de esta trilogia de reinicio que tuvo la popular saga desde el exito en 2011 de la inicial El origen del planeta de los simios que continuó tres años después con la posterior El amanecer del planeta de los simios, y que finaliza con la presente entrega (o al menos eso espero)

(más…)

Dame más

Cars 3

Cuando al finalizar la película le dí una breve opinión sobre este film al compañero que tuve en este pase me contestó si acaso esperaba otra cosa de la tercera parte de una película sobre coches. ¿Otra cosa? Para ser sinceros hace tiempo hablar de Pixar era hablar de los dioses de la animación, aquellos que te podían hacer perfecto cualquier cosa que imaginaras, y encima con historias que eran del tono ingeniosas, sin recurrir (algo evidente en las secuelas) a las sensaciones transmitidas por los títulos previos. En su día admito que Cars me gustó bastante, pese a una historia tópica donde lo novedoso estaría en asistir a un esquema narrativo usual pero con coches como protagonistas. La cosa se torció en Cars 2, que fue para mi una decepción no por su apartado técnico (ahí volvieron a cumplir bien) sino por su absurdo homenaje a la saga Bond (otra que también tiene tópicos como para parar un tren) unido al hecho de darle más tiempo al personaje de Mate, la vetusta grua amiga del protagonista y que (seamos claros) es lo más irritante que ha habido desde el muy cansino Jar-Jar Binks de las precuelas de Star Wars.

(más…)

Dame más

Baby Driver

Edgard Wright estuvo a punto de ser el director de Ant-Man, pero los responsables debieron de pensar que era mucho riesgo, lo cual resulta extraño cuando uno ha visto una película como Baby Driver, que respira por todos sus poros todo aquello que uno le pide a un entretenimiento de verano. Supongo que el (relativo) temor estaría en que es un director muy personal, que al igual que por ejemplo Tarantino consigue dejar su huella en todo aquello que pasa por sus manos, siendo menos manejable que otros realizadores más rutinarios que no tienen problema para que la productora de rigor les dicte como han de proceder.

Esta Baby Driver, sin ser (ni pretenderlo) ninguna obra maestra, si se puede decir que es un magnífico musical repleto de altas dosis de acción (o a la inversa, no hay problema con ello) cuyo ritmo parece ser el de un continuo videoclip de 115 minutos en el que Edgard Wright ha montado la historia del film (una sencilla y funcional, pero muy bien retratada) al ritmo del muy extenso listado de canciones que van sonando en uno de los Ipad del joven protagonista (un muy acertado Ansel Elgort a quien se le ha visto en varias entregas de la saga Divergente o en la notable Bajo la misma estrella), que dispone de tantos que tiene para cada día de la semana o según su estado de ánimo.

(más…)

Dame más