Dumbo (2019)

En esa línea habitual que ha tomado Disney en los últimos tiempos de realizar remakes en “acción real” (un concepto igual algo “genérico” para según que ejemplos) este año 2019 tendremos tres títulos, este Dumbo que ahora se estrena dirigida por Tim Burton a la que habrá que añadir en verano las nuevas versiones de Aladdin de Guy Ritchie y El Rey León de Jon Favreau (siendo esta a la que me refería antes respecto a lo genérico de encuadrar estas nuevas versiones como de “acción real”, ya que está muy claro el CGI tan solo con haber visto el trailer) He de admitir que tenía curiosidad en el presente caso porque estamos hablando de un título original que queda algo más lejano en el tiempo (1941) frente a los otros dos citados que veremos a lo largo de este año, que vieron la luz en versión animada en la década de los años 90, lo que los hace más presentes en el imaginario colectivo.

Leer más

Ha nacido una estrella

Tenía curiosidad en esta nueva adaptación de Ha nacido una estrella porque siempre he considerado a Bradley Cooper un buen actor, por lo que me interesaba ver que tal le había ido en su estreno como director (aunque también sea aqui el protagonista masculino principal) Hay que recordar que cuando este proyecto iba dando vueltas se llegó a afirmar que podría dirigirlo Clint Eastwood y de protagonista Beyoncé, lo cual sin duda hubiera sido llamativo de ver, aunque al final al antes citado Cooper le acompaña Lady Gaga. Cabría preguntarse esa necesidad de contar otra vez una historia ya vista en las versiones previas de 1937, 1954 y 1976 en las que intervinieron mitos del cine como Judy Garland o James Mason, pero lo justo es dejarle un margen de confianza, más que nada porque ya no vendrá de un remake más o menos (esta cinta y su más directa predecesora están englobadas en el mundo de la música, mientras que las dos primeras se centraban más en Hollywood)

Leer más

El justiciero (Death Wish)

En la década de los setenta fue cuando empezó a tener más relevancia la figura del justiciero urbano, siendo uno de sus ejemplos más notorios el personaje de Punisher (el Castigador) de los comics Marvel, el cual ha gozado de tres películas y una serie. También en aquella década fue cuando este estilo de personaje quedó marcado para bastantes con los rasgos de Charles Bronson, justiciero emblemático que además de en la original (que es la que genera el presente remake) tuvo hasta cuatro secuelas. He de admitir que tengo un vago recuerdo de algunas de las mismas, cuando las disfruté siendo pequeño en sus pases televisivos, pero como el recurso del justiciero urbano siempre ha tenido su público, lo que Bronson se puede decir que “comenzó” lo han seguido a través de las décadas múltiples ejemplos más, siendo uno de los más recientes el Bryan Mills encarnado por Liam Neeson en la trilogia de Venganza (y luego aprovechado por el citado actor en otros títulos con premisas más o menos similares)

Leer más

La bella y la bestia (2017)

Entre finales de los ochenta y principios de los noventa la Disney logró un nuevo renacer con una serie de títulos de animación que no solo gozaron del beneplácito del público sino que también del de la crítica, siendo el más emblemático de ellos el de La bella y la bestia en 1991, que logró incluso ser la única película de animación nominada al Oscar a mejor película (antes de que la animación tuviera su propio galardón en dichos premios) Con el resurgimiento que ha habido de títulos que reinterpretan cuentos clásicos en acción real que se inició con la Alicia en el Pais de las Maravillas de Tim Burton ya se realizó una nueva versión francoalemana de la presente historia que se estrenó en 2014, pero que tan solo hacia añorar el film original de Disney. Ahora son ellos mismos los que llevan a cabo un remake con un llamativo plantel actoral al frente del cual situan a una Emma Watson que encarrila su carrera tras ser la Hermione Granger de la franquicia Harry Potter.

La citada moda de volver a contar las mismas historias tan solo que con pequeños retoques ha tenido resultados dispares, pero la misma le está resultando rentable a la Disney al apoyarse en la nostalgia de su amplio catálogo de clásicos animados, y que el año pasado obtuvo buenos resultados con la nueva versión de El libro de la selva, que incluso logró un merecido Oscar a los mejores efectos visuales. En esta nueva versión de La bella y la bestia hay que reconocer que lo que deslumbra visualmente sería su diseño de producción, siendo en ese aspecto muy similar al de la Cenicienta de Kenneth Branagh.

Leer más