El justiciero (Death Wish)

En la década de los setenta fue cuando empezó a tener más relevancia la figura del justiciero urbano, siendo uno de sus ejemplos más notorios el personaje de Punisher (el Castigador) de los comics Marvel, el cual ha gozado de tres películas y una serie. También en aquella década fue cuando este estilo de personaje quedó marcado para bastantes con los rasgos de Charles Bronson, justiciero emblemático que además de en la original (que es la que genera el presente remake) tuvo hasta cuatro secuelas. He de admitir que tengo un vago recuerdo de algunas de las mismas, cuando las disfruté siendo pequeño en sus pases televisivos, pero como el recurso del justiciero urbano siempre ha tenido su público, lo que Bronson se puede decir que “comenzó” lo han seguido a través de las décadas múltiples ejemplos más, siendo uno de los más recientes el Bryan Mills encarnado por Liam Neeson en la trilogia de Venganza (y luego aprovechado por el citado actor en otros títulos con premisas más o menos similares)

Leer más

La bella y la bestia (2017)

Entre finales de los ochenta y principios de los noventa la Disney logró un nuevo renacer con una serie de títulos de animación que no solo gozaron del beneplácito del público sino que también del de la crítica, siendo el más emblemático de ellos el de La bella y la bestia en 1991, que logró incluso ser la única película de animación nominada al Oscar a mejor película (antes de que la animación tuviera su propio galardón en dichos premios) Con el resurgimiento que ha habido de títulos que reinterpretan cuentos clásicos en acción real que se inició con la Alicia en el Pais de las Maravillas de Tim Burton ya se realizó una nueva versión francoalemana de la presente historia que se estrenó en 2014, pero que tan solo hacia añorar el film original de Disney. Ahora son ellos mismos los que llevan a cabo un remake con un llamativo plantel actoral al frente del cual situan a una Emma Watson que encarrila su carrera tras ser la Hermione Granger de la franquicia Harry Potter.

La citada moda de volver a contar las mismas historias tan solo que con pequeños retoques ha tenido resultados dispares, pero la misma le está resultando rentable a la Disney al apoyarse en la nostalgia de su amplio catálogo de clásicos animados, y que el año pasado obtuvo buenos resultados con la nueva versión de El libro de la selva, que incluso logró un merecido Oscar a los mejores efectos visuales. En esta nueva versión de La bella y la bestia hay que reconocer que lo que deslumbra visualmente sería su diseño de producción, siendo en ese aspecto muy similar al de la Cenicienta de Kenneth Branagh.

Leer más

Los 7 magníficos

En poco más de un mes han llegado a las carteleras dos remakes de films muy famosos: Ben-Hur y ahora esta nueva versión de Los 7 magníficos, siendo en ambos casos un remake de un remake (en el primer caso la película de 2016 tenía su versión previa en la de 1959 que se alzó con 11 Oscars, que a su vez era revisión de un film mudo de 1925, mientras que este western es nueva versión de su homónimo de 1960, que a su vez adaptaba a tan popular género Los 7 samurais de Akira Kurosawa) Aunque Los 7 magníficos de 1960 no cosechó un gran éxito de público (fue la 39ª película más taquillera de aquel año) se hizo mítica con el tiempo (incluida la magnífica banda sonora de Elmer Bernstein), generando hasta tres secuelas (que si no recuerdo mal nunca he visto), aunque del destacado elenco inicial (con figuras tan célebres como Yul Brynner, Steve McQueen, Charles Bronson, Eli Wallach, James Coburn o Robert Vaughn) tan solo el primero repitió en la primera secuela.

Leer más

Ben-Hur (2016)

Han sido varias las versiones que ha tenido Ben-Hur pero para todo el mundo la más emblemática es la de 1959 dirigida por William Wyler y con Charlton Heston en el papel principal. No por nada el citado film consiguió ganar 11 Oscars, algo todavía no superado por ningún título posterior (Titanic y El retorno del Rey tan solo igualaron esa marca), por ello el realizar un remake se antojaba una pésima decisión, ya que estamos hablando de un título mítico del Séptimo Arte (en mayúsculas) La cinta de 1959 recuerdo haberla visto varias veces en televisión hace años, me he leído la novela en la que se basa en mi época de colegial, e incluso mi madre cree recordar que la vió de estreno en su momento, aparte de repetir en posteriores pases televisivos.

Asumiendo el no tener reciente ninguno de los hechos citados, aunque guardando un grato recuerdo de los que me atañen, me atreví a darle una oportunidad a este remake que se ha convertido sin problemas en el mayor descalabro entre los blockbusters de este verano (una época en la que antes se sumaban los éxitos pero que en este 2016 ha dado algunos fiascos que no han cubierto expectativas debido a sus altos costes) Ante las cifras tan disparatadas que en ocasiones se gastan para “supuestos” éxitos asegurados yo me pregunto si es que les sobra el dinero o alguna cosa así, ya que me parece increible que no se den cuenta de lo que la gente quiere (y lo que no) antes de crear mastodontes de celuloide como en este caso que se estrellan sin remedio en la taquilla (sin haberles ido tan mal como a la presente Ben-Hur, las nuevas versiones de este año de Cazafantasmas y Tarzán son dos ejemplos de películas que esperaban que fueran más rentables, teniendo el lastre de sus grandes y excesivos presupuestos: 144 y 180 millones de dólares respectivamente)

Leer más