-- Publicidad --

Piratas del Caribe (5): La venganza de Salazar

Hay géneros clásicos que el paso del tiempo ha dejado obsoletos al no tener mucho nuevo que narrar (por ejemplo el western), siendo uno de ellos el de aventuras con piratas (con algunos intentos fallidos como La isla de las cabezas cortadas de Renny Harlin) Pero esto fue así hasta 2003 cuando Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra nos devolvió todo el encanto clásico de las aventuras de este género junto al espectáculo de todo blockbuster actual, aparte de presentarnos a uno de los personajes más emblemáticos de Johnny Depp (por el cual estuvo nominado al Oscar a mejor actor): el capitán Jack Sparrow.

¿Cual es el problema? Que a partir de ahi se ha intentado exprimir esta saga (recordemos que basada en una atracción de Disneylandia) y la mejor definición para sus sucesivas entregas sería esa de “franquicia escalera” porque cada nuevo film se colocaba un puesto por debajo del anterior (de hecho de la dilatadísima tercera entrega se me hizo un auténtico tostón mientras que de la cuarta no recuerdo ningún detalle digno de mención más allá de que era en la que salía Penélope Cruz) Casualidad  (o no) su pareja en la vida real, el actor Javier Bardem, toma aqui el relevo en esta quinta entrega encarnando a Salazar, el villano del título.

Esta quinta película de la franquicia se la juega a todas, por lo que tenemos precuela, secuela y reboot todo en uno, que aunque pueda parecer disparatado en principio consigue funcionar de una manera más o menos coherente cuando se traslada a pantalla. A lo primero se la juegan con un flashback donde vemos a un joven Jack Sparrow y su duelo con el antagonista, que con los antecedentes de lo visto en Rogue One con Leia y Guardianes de la galaxia 2 con el personaje de Kurt Russell me hace ¿temer? que la Disney haga algo similar para esa anunciada quinta aventura de Indiana Jones prevista para 2020 (no aclaro más por si alguien aún no ha visto los films citados; los que ya las hayan visto sabrán a lo que me refiero) Lo de secuela es evidente, porque sería necesario haber visto todas las anteriores por las menciones a las mismas, bien sea por hechos, personajes o situaciones.

Su tono de reboot resulta evidente en la nueva pareja protagonista de jóvenes que vendrían a cubrir el hueco que en las tres primeras tenian Orlando Bloom y Keira Knightley. De la misma hay que admitir que él resulta tan soso como en la muy horrenda Dioses de Egipto (donde era protagonista y coincidió con Geoffrey Rush, también presente en este título) ejerciendo aqui de hijo en la ficción del personaje de Bloom, lo cual NO ES SPOILER porque ya se ve en la primera escena, pero que visto lo visto resulta curioso cuando ambos actores tan solo se llevan 12 años y desde luego hace en comparación a Orlando Bloom un artista de premio (pese a que no se puede decir que sea un actor muy solvente)

Relativa mejor suerte se corre en el caso de ella, que luce más desparpajo pese a que aunque sea la protagonista femenina entre tanto hombre, su repercusión en la historia es más bien poca (más allá del pasado relacionado con un personaje de la saga que se descubre en el último tercio) a lo que hay que añadir que sin duda alguna cumple primero los estereotipos de una mujer avanzada a su época (se considera científica, por eso la tachan de bruja al inicio) pero no tiene ningún problema en asumir los elementos fantásticos que iran saliendo a su paso. De generoso escote (¡al menos se alegra uno la vista!) se podría decir que funciona con su partenaire en la ficción aunque es evidente quien será la dominante en esa relación (si es que la franquicia continua)

Jack Sparrow es lo que es: los que hayan visto las cuatro películas precedentes se encontrarán con más de lo mismo, si bien la simpatía que hubo con la película de 2003 aqui en algunos momentos resulta un tanto forzada, ya que no hay ese elemento novedoso del título inicial, dando la sensación de que Johnny Depp pensaba más en el lucrativo cheque que en otra cosa (de todas formas su presencia no deja de ser un elemento más de esta película, ni mejor ni peor, pero al menos sin llegar a resultar tan cansino como en anteriores entregas) Frente a él tenemos a un Javier Bardem correcto como ese fiero y temible Salazar, que resulta todo lo inquietante que podía ser aunque deja con la sensación de que se podría haber aprovechado más de él. Aparte de la presencia final (muda) de un personaje previo, el film tiene el cameo “tonto” de Paul McCartney, y digo “tonto” porque es del todo prescindible pero al final no molesta por justo eso: lo absurdo del mismo.

Aprendida la lección (porque era uno de los más evidentes errores de los films precedentes) la historia se concreta más, sin dilatar de forma innecesaria la película (lo cual no quiere decir que algún retoque por la sala de montaje no le hubiera ido mal) Pese a ello sus 129 minutos resultan muy entretenidos y aunque no llegue al nivel del título inicial (como he dicho, la novedad brilla por su ausencia) si que al menos insufla algo de su espíritu y consigue que si la saga continua (HAY ESCENA TRAS LOS CRÉDITOS) al menos nos queda la esperanza de que repitan (o mejoren) la jugada en el futuro. Al final esta La venganza de Salazar, sin ser ni mucho menos una maravilla, resulta la mejor secuela de La maldición de la Perla Negra, pese a mis iniciales reticencias (la tercera y cuarta entrega me hicieron perder toda esperanza)

============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 25 de mayo de 2017
  • LO MEJOR: Consigue rescatar algo del espíritu del primer film, mejorando ligeramente sobre las secuelas que tuvo el mismo (sobretodo en cuanto a duración)
  • LO PEOR: Resulta muy evidente que la novedad que hubo en 2003 ahora mismo ya brilla por su ausencia (allí Jack Sparrow era llamativo, aqui es tan solo un elemento más)
:: Descargar este vídeo de YouTube gratis ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *