Predator

Hace 31 años, en el ya lejano 1987, se estrenaba una película que con el título de Depredador se hizo un hueco en todos aquellos que la vieron por aquel entonces por su destacable conjunción entre los géneros bélico, de terror y ciencia-ficción en un soberbio y notable espectáculo a mayor gloria de Arnold Schwarzenegger secundado por un acertado reparto (entre los cuales constaba curiosamente el mismo Shane Black que dirige el presente film) bajo la batuta de John McTiernan y con una banda sonora de Alan Silvestri. Puede parecer lo contrario, pero estábamos ante una película cuyo éxito derivó en secuelas ni mucho menos tan dignas como el título inicial debido a no contar con los mismos alicientes, si bien Depredador 2 aún luce algo más que los dos posteriores y nefastos films que lo unieron al también popular Alien de H.R.Giger. Abandonado dicho disparate de crossover se volvió a probar suerte con esta criatura en Predators, que pese a todo no estaba nada mal (al menos bajo mi punto de vista), pero cuyo paupérrimo éxito por taquilla cerró las puertas a más secuelas… hasta ahora.

Sabedor de lo que un espectador de hoy en día busca en una cinta con este cazador galáctico, en esta ocasión estamos ante un título que hace honor a lo mejor de la primera película, con referencias a la segunda así como detalles de la más reciente (esas dos entregas de Alien vs.Predator afortunadamente quedan en el olvido) lo que la lleva a ser un espectáculo hasta mejor de lo esperado.

El director Shane Black, que como antes he indicado participó en la película de 1987 en un papel secundario, nos ofrece en este título un nuevo punto de vista sobre los elementos que cimentaron esta saga desde sus orígenes, pero sin recaer en lo facil que hubiera sido una simple repetición de conceptos. El también director de Dos buenos tipos (así como guionista de otro clásico de los años ochenta como fue Arma Letal) se demuestra como la mejor elección para resolver una impactante aventura de este alienígena que estuviera a la altura de la primera cinta pero que evolucionara y ofreciera algo diferente. Eso se hace evidente desde su mismo inicio, en el cual rapidamente nos situan en el escenario y nos presentan al que será protagonista humano de esta historia, un Boyd Holbrook con mucho carisma y con el que pronto simpatizamos por su tono chulesco, digno heredero del personaje al que dió vida Schwarzenegger en la película de 1987. Sería otro claro homenaje al film de McTiernan el hecho de poner al mencionado personaje de lider de un grupo de militares descarriados, los cuales se verán enfrentados a una criatura alienígena experta en cazar en los territorios más inhóspitos… y que no viene sola.

Logicamente esta secuela tenía que perder en el concepto del terror, y es que ya se da por supuesto lo mucho que impacta la figura de esta criatura, además del hecho de ya no ser un desconocido (dando pie a algunos comentarios chistosos sobre el nombre de Depredador que le dan), pero lo que pierde en un estilo lo gana en otro, en este caso el de aventuras, siendo una soberbia diversión que sabe recuperar el espíritu de los films de acción y entretenimiento que se hacian en las décadas de los ochenta y noventa (la calificación R se antoja muy acertada para no cortarse en diálogos subidos de tono o detalles sangrientos, ofreciendo aquello que por ejemplo la reciente Megalodón no ofrecía por tener una calificación que la hiciera accesible a más público) Y si lo que muestra resulta un entretenimiento de primer nivel, queda la duda de todo aquello que se quedó fuera en la sala de montaje, entre lo cual está el personaje al que daba vida Edward James Olmos (ausente de la versión estrenada en cines) siendo deseo de Shane Black recuperarlo para cuando salgan las ediciones domésticas. Por el momento lo mejor es apoyar a esta Predator ya que aparte de estar muy bien, finaliza de una forma que dan ganas de ver YA una hipotética secuela (algo de lo que no muchas pueden presumir)

============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 14 de septiembre de 2018
  • Galeria de posters por este enlace.
  • LA CURIOSIDAD: Que en una película de este estilo haya espacio para tratar el tema del acoso escolar a cuenta del hijo del protagonista, que padece el Síndrome de Asperger.
  • EN LÍNEA SUCESORA: Si en Depredador 2 veiamos el prolífico actor Gary Busey, su hijo Jake (muy parecido en los rasgos a su padre) tiene aqui un pequeño papel.
  • PODER FEMENINO: Pese a la mucha testosterona de la película hay espacio para los dos férreos personajes femeninos a cuenta de Olivia Munn (Psylocke en X-Men Apocalipsis) e Yvonne Strahovski (vista en series como Dexter y El cuento de la criada)
  • LO MEJOR: Que sea desde un soberbio homenaje al cine de entretenimiento que se hacía en los años ochenta y noventa hasta una trepidante secuela digna heredera del film original (y todo ello con entidad propia, sin caer en la repetición de esquemas sino en la evolución de los mismos)
  • LO PEOR: Si bien hay películas cuyo metraje se dilata de forma innecesaria, aqui queda la sensación de que si la película ya es de por si buena, con lo que se quedó en la sala de montaje podría haber sido aún mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.