Smallville: después de 10 años por fin nace este Superman

Ha acabado Smallville, la serie de televisión que durante una década (¡que se dice pronto! ¿a cuantas no les gustaría durar tanto?) nos ha mostrado el camino que llevó a Clark Kent ser Superman. Con un final que ha quedado a la altura de mis expectativas (de hecho incluso lo imaginaba más flojillo, no en vano en televisión no se mueven los mismos presupuestos que en cine) voy a hacer una pequeña valoración de la serie personaje por personaje, aprovechando la Simpsonización de los mismos que se ha hecho en el blog Springfield Punx.

Pero empecemos citando como conocí yo la serie: fue en el verano del 2003, cuando TVE estrenó las dos primeras temporadas en horario de prime-time (algo de lo que luego nunca volvió a disfrutar) En aquellas fechas tenía reciente mi reafición al mundo de los comics (ocurrida en el verano del 2002 con el Spiderman de Sam Raimi), y como había empezado por el apartado de superhéroes, encontrarme una serie como esta me entusiasmó, ya que si bien las características de Superman como personaje lo alejan del tipo de héroes que estan entre mis preferidos, esa manera de mostrarlo de manera más humana enseguida me congració con la serie (unido además al típico amor imposible que representaba la entonces novedosa Lana Lang… un amor imposible que todos en nuestra vida habremos sentido por alguien) Con posterioridad la serie tuvo horarios dispares que me impidieron seguirla, aunque el pasado 2010 conseguí recuperar las temporadas de la tercera a la octava gracias al buen horario que tenía la serie en el canal Clan de la TDT, y si eso fue por primavera, en septiembre disfruté de la novena temporada, lo cual me dejó el camino abierto para seguir la décima directamente en versión original, que es lo que he hecho.

Las licencias respecto a la cronologia del personaje son ABSOLUTAS, pero Superman se ha estado reinventando a si mismo en los comics muchas veces, con lo cual no es muy dificil aceptar este origen del mito que nos narra Smallville como otra variante más sobre algo ya conocido. En los comics Marvel eso está muy claramente representado entre la continuidad tradicional y la más moderna emprendida por el universo Ultimate. ¿Que es lo mismo? Si, más o menos si, pero contado de diferente manera (de hecho, y con el por entonces reciente éxito de Spiderman en las carteleras de cine, muchos aficionados se preguntaron que tal sería una serie como esta pero enfocada en un joven Peter Parker, hipotética serie que algunos ya bautizaron incluso como Queens).

El público de Smallville siempre ha sido el joven, no en vano es hacia ellos que ha estado dirigida la serie. El protagonista, Tom Welling, ha sido una buena encarnación para el personaje, ya que no en vano si por algo se caracteriza es por ser tan simplón como Clark Kent tenía que ser representado. Muchos han sido los capítulos en los que los excesivos buenos sentimientos del protagonista nos han llevado a ponernos nerviosos, ya que la mayoría de nosotros no hubieramos actuado así, pero en el fondo esa es la bondad del personaje, y el motivo de que en ocasiones el propio Superman sea comparado con Jesucristo u otros personajes mesiánicos.

Su relación con sus padres en la serie, primero con los adoptivos encarnados por Jonathan y Martha Kent, combinado con la posterior con Jor-El (a través de la Fortaleza de la Soledad) ha sido correcta aunque en ocasiones los giros argumentales han sido un poco disparatados (lo mismo acertaban como cuando murió Jonathan, si bien de una manera muy simple, como fallaban, en el capítulo donde apareció un Jor-El al que creiamos volatilizado con el planeta Krypton). Aparte de la usada aqui teneis más imágenes del protagonista de esta serie al estilo de Los Simpsons por este enlace.

El amor imposible que todo héroe tiene (ahí estaría por ejemplo Gwen Stacy para Peter Parker / Spiderman) estuvo representado en las primeras temporadas por Lana Lang, encarnada por la guapa Kristin Kreuk. Al principio resultó entrañable esa eterna tensión sexual no resuelta entre ella y Clark Kent, pero a medida que la serie avanzaba el personaje se fue convirtiendo en un lastre, lo cual (unido a los intentos por no encasillarse que tienen todos los actores) llevó a su salida de la serie, convirtiéndola (por un giro argumental un poco cogido por los pelos) en la mayor debilidad para el héroe, al cargarla de kryptonita hasta hacerla mortal para el pobre Clark. Aparte de la de muestra que acompaña a este texto teneis más imágenes Simpsonizadas de Lana Lang por este enlace.

A la actriz Kristin Kreuk la hemos visto posteriormente en Streetfighter: la leyenda de Chun-Li, siendo este el título más destacado (lo cual ya sé que no es decir mucho) de su carrera en cine, aunque por su ficha en la Wikipedia podeis ver información del resto de sus trabajos.

Y si Lana Lang sería el equivalente a Gwen Stacy, ese amor imposible, puro, perfecto y sin fisuras; luego pasamos a la mujer real con la que nuestro héroe acaba, y esa es Lois Lane. Enfocada en los capítulos en los que coincidió con la antes citada Lana cual si fuera una variante de Mary Jane Watson (donde una es todo candor y belleza, la otra es sexy y desinhibida) luego la cosa evolucionó hacia el personaje más conocido por todos, y más arquetípico de los comics: la descarada y espabilada periodista del Daily Planet.

Si bien en sus orígenes pudo resultar un poco forzado que metieran el personaje tan pronto (e incluso daba la sensación que simplemente estaba allí para formar un triángulo amoroso entre ella, Clark y Lana) la actriz Erica Durance consiguió que poco a poco fueramos congraciándonos con ella, en detrimento de una Lana Lang que progresivamente se iba volviendo más pastelosa. Otras variantes de la Simpsonizada Lois Lane las teneis por este enlace.

En los comics de superhéroes muchos se han preguntado como héroes en ocasiones tan simplones pueden tener a tantas chicas guapas a su alrededor. De nuevo voy a Peter Parker/Spiderman, que en en sus orígenes estuvo entre la cándida Gwen Stacy y la alocada Mary Jane. Esos dos papeles en Smallville fueron para Lana Lang y Lois Lane, pero hubo una tercera en discordia, también enamorada en un principio de Clark Kent, y que luego se convirtió en su aliada y amiga. Ese personaje en los comics del héroe arácnido de la Marvel tendría su equivalencia en Betty Brant, y en esta serie fue Chloe Sullivan, el único personaje creado específicamente para televisión, sin basarse en ningún homónimo de las viñetas (aunque luego ha sido incorporado a las mismas)

De todas maneras su personaje estaba más justificado en la etapa de instituto que luego, y su relación con Oliver Queen se hizo un poco forzada, con lo cual no me extraña su supresión en los últimos episodios, donde tan solo apareció en contadas ocasiones. Más variantes de la Chloe Simpsonizada por este enlace.

Si Clark pecaba de simplón (y hasta cierto punto tontaina) no hay héroe sin su villano, y ese papel lo tuvo Lex Luthor. Enfocado primero como amigo del héroe, que poco a poco iba transformándose en su némesis, el personaje abandonó la serie al final de la séptima temporada, por idénticos motivos a los antes citados para Kristin Kreuk, si bien el actor Michael Rosenbaum regresó al personaje para el capítulo final de Smallville, ya que hubiera sido dificil pensar que Lex Luthor ya no formaba parte de la vida de Superman antes de ser el citado héroe. Aunque en ocasiones sus acciones pueden haber sido incoherentes (no es normal que tardara tanto en darse cuenta de los poderes de Clark), la particular relación que tuvo con su padre Lionel (encarnado por el actor John Glover) fue uno de los mayores alicientes de la serie durante muchas temporadas (volviendo al paralelismo con Spiderman podriamos decir que Lionel y Lex Luthor podrían ser el equivalente a Norman Osborn y su hijo Harry, ambos diferentes encarnaciones del Duende Verde, el villano por antonomasia del arácnido héroe) Más ejemplos Simpsonizados de Lex Luthor aparte del que acompaña a estas líneas por este enlace.

Durante la ausencia del citado Lex como enemigo principal de nuestro héroe, ese puesto fue cubierto por Tess Mercer. Amiga de las conspiraciones y los chanchullos, el personaje poco a poco fue siguiendo el camino contrario al de los Luthor, hasta acabar como aliada de Clark y sus amigos, incluso pese a descubrir que ella es hermana de Lex (aunque ahi estaría otro de esos detalles más bochornosos empleados por los guionistas, y es que descubrir que su verdadero nombre es Lutessa sobrepasa el ridículo. Menos mal que no tiraron luego mucho por esa vertiente)

Al ser, al igual que Chloe Sullivan, un personaje específico de la serie y sin paralelismos en los comics (aunque algunos citaron lo mucho que se parecía su nombre al de la señorita Teschmacher del Superman de Christopher Donner) su evolución ha sido correcta aunque desperdiciada en el sentido del juego que hubiera dado una villana femenina llevada hasta el final, detalles que la actriz Cassidy Freeman demostró que podía tener (pero que los guionistas no supieron quizás desarrollar como convendría). La Simpsonizada Tess Mercer la teneis por este enlace, aparte de la que acompaña a estas líneas.

Si por algo se caracterizó Smallville, y a lo cual debió parte de su éxito, fue a los constantes cameos de otros personajes del universo de superhéroes de la editorial DC que aparecieron en mayor o menor medida, acompañando a este pre-Superman. Con la única excepción de Bruce Wayne/Batman (si bien en su momento se llegó a rumorear) han salido en los capítulos de Smallville otros clásicos de la editorial como Aquaman, Hawkman, Canario Negro, la JSA, etc. Si bien algunos de ellos tuvieron la suficiente aceptación como para luego aparecer en más de un capítulo, la suerte sin duda acompañó a Green Arrow, ya que la encarnación que hizo del mismo Justin Hartley convenció tanto que se hizo personaje regular en la serie desde el 2006 hasta el final. En algunos momentos tengo que reconocer que incluso a mi se me hizo más simpático que el protagonista, ya que tenía un lado más pícaro del que carecía el honorable (y en ocasiones atontado) Clark Kent. Más ejemplos de un Oliver Queen alias Green Arrow en formato Simpsonizado por este enlace. Tengo que citar que su adaptación en esta serie difiere tanto del original que he de reconocer que el mismo no me acabó de convencer cuando intenté leer sus aventuras en comic, ya que el tono más hi-tech del héroe televisivo es más una variante de Robin Hood en el de las viñetas.

A lo largo de diez temporadas hemos asistido a un montón de aventuras, todas ellas muy entretenidas aunque en algunas chirriaran bastante conceptos clásicos del personaje (ya digo que Smallville le ha pegado patadas a la continuidad clásica del personaje) Asimismo la alta presencia de personajes del mismo universo superhéroico que el protagonista, tal y como antes he indicado, ha sido también uno de los muchos alicientes de la serie (aunque en mi opinión se sacó poco jugo de una actriz tan bella como Laura Vandervoort, que encarnó a una muy sexy Supergirl durante menos episodios de los por mi deseados) Pese a todo ha sido la múltiple presencia de conocidos de las viñetas lo que me hizo pensar si dejarian algo para cuando Clark ya fuese definitivamente Superman (por sacar incluso sacaron a Juicio Final en la octava temporada) En resumidas cuentas creo que estamos ante una muy entretenida serie que durante 10 años nos ha hecho pasar buenos ratos (bien con sus aciertos, bien con sus errores), y aunque los que conocemos los detalles más básicos de Superman sabemos todas las licencias que se han tomado en su argumento, eso no priva para que haya dejado un hueco que será dificil de llenar.

3 comentarios en “Smallville: después de 10 años por fin nace este Superman”

  1. Buena reseña.

    Me enganché de la misma manera que tú, en Tve en 2003. He ido siguiendo la serie casi semanalmente desde entonces y lamentablemente no comparto todas las impresiones de tu reseña.

    En general es una serie atractiva en las tres o cuatro primeras temporadas, y pese a ser infumable a partir de ahí tiene un puntillo que engancha hasta el último capítulo. Igual es la faceta masoquista que llevo dentro, pero hay que admitir que sobran capítulos y temporadas completas. Muchas… De hecho la última temporada ha sido un despropósito tras otro. El último capítulo fue demasiado largo para resolver todo en apenas 3 minutos, pero bueno, en casa al menos nos echamos unas risas…

    En resumen: una serie con varios “facepalms” por capítulo. Ahí es nada… Ya sea por guión, por las “licencias” que se toman o por lo panoli que es Clark.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.